Cancelando todos los pactos y acuerdos activos con asimoss y compañía

secure-shredding-banner1

Habíamos dejado el artículo anterior esperando a ver si conseguíamos el permiso para flexibilizar las reglas del juego que permitieran a los niveles más elevados de nosotros mismos tomar parte más activa sin incurrir en riesgo de violar el libre albedrío y los diferentes procesos que rigen el sistema evolutivo de nuestro planeta.

Por muy complejo que parezca, el hecho de que asimoss y compañía jueguen “sucio” y rompan todas esas reglas, no significa que el resto de jugadores lo vayan a hacer para poder contrarrestarles, en el sentido de que hay un cierto “sentido del honor” y de la “respetabilidad” de cómo funcionan los sistemas evolutivos para las diferentes razas, grupos y especies que tratan de avanzar cada una por su camino evolutivo, y por eso, de alguna manera, ni siquiera a nivel del ser que somos, a nivel del Yo Superior, se ha intentado anteriormente, porque tampoco había sido necesario, ejecutar una solicitud de cambio de reglas en el tablero de juego para poder asistir más directamente. Sin embargo, si no lo hubiéramos hecho así, ni siquiera nuestros Yo Superiores hubieran podido asegurar a medio o largo plazo que este salto de nivel no se iba a eternizar (que no frenar o impedir) con tantas trabas y obstáculos.

Por lo tanto, ¿qué ha pasado? Que efectivamente se ha dado permiso por parte de Rawak, como logos solar, a Kumar, como el logos planetario, y por parte de Kumar a todos los YS de entrar activamente a participar en los últimos tramos de esta carrera final hacia la meta que representa la nueva Tierra, la matrix 15,6Hz para la línea 42, empezando, como ya hemos visto, por expulsar activamente a todos los miembros de aquellas razas que siguen haciendo lo imposible por impedirlo.

Entonces ¿cuáles son las nuevas reglas del juego? No han variado en el aspecto de cómo seguiremos avanzando para subir de frecuencia, vibración, de cómo seguiremos desprogramando o sanando nuestros vehículos físicos y energéticos, etc., pero han variado en el sentido de que se le otorga al Yo Superior el mismo grado de libre albedrío que tiene el alma. Es decir, que si el alma podía solicitar “cosas” hacia el ser y este lo podía ejecutar porque venia solicitado por una de las partes autoconscientes del ser humano, ahora el propio Yo Superior de cada persona, según sus lecciones, trama sagrada, aprendizajes y necesidades evolutivas, podrá ejecutar otros procesos, sanaciones, desprogramaciones o todo aquello que considere necesario para poder sortear los bloqueos, ataques u obstáculos que le sean puestos en su contrapartida “terrenal” para impedir su avance, aunque no le haya sido solicitado por la personalidad o por el alma.

¿Significa esto que el YS toma las riendas y releva a la personalidad de la responsabilidad de dirigir el proceso? No, solo significa que cuando sea necesario intervenir porque nos lo estén poniendo difícil, lo podrá hacer aunque la personalidad o el alma no lo pidan, pero no intervendrá para quitarnos, a nivel de personalidad, el trabajo que hemos de hacer con la compresión, consciencia y aprendizaje que esto conlleva. En un primer paso, esto significa que, ahora si, todos los Yo Superiores del planeta están activamente expulsando a todo asimoss, amoss, zuls y demás que se encuentran en los sistemas energéticos de aquellos avatares y personalidades que guían a nivel “humano”.

¿Qué van a hacer entonces las razas en control? Huir de estos sistemas energéticos. ¿A dónde? Buena pregunta, no lo saben ni ellas, están dando tumbos, buscando ponerse lejos del alcance del campo energético de aquellas personas cuyos seres están sacando ya hacia el vertedero solar a todos los entes presentes.

Muy bien, buena noticia hasta ahora, pero ¿se sacan a todos estos entes por defecto? Aún no. Necesitamos dar un paso más, pues, en algunos casos, están aprovechando ciertos permisos y pactos dados por la humanidad en general para acogerse al derecho a no ser expulsados porque, en algún momento, el alma de esa persona, en alguna encarnación, dio permiso para ello, consciente o inconscientemente.

Así que vamos a revocar esos permisos, no hay que darles tregua ni dejar que encuentren soluciones alternativas ni sitios en la Tierra de donde no puedan ser expulsados, que están buscando como hacerlo, incluso saltando entre realidades paralelas para ello, así que hay que actuar rápido y evitar que encuentren escondrijos a donde no lleguemos, de momento.

¿Qué permisos son estos? Desde la creación del lhumanu por asimoss, y al poner bajo su control a toda la recién creada raza humana, mediante engaños, manipulaciones o simplemente por miedo, todos los clanes y tribus de lhumanus originales fueron dando poco a poco permisos y aceptando la sumisión a los “dioses” de antaño, grabando “a fuego” estos permisos en el IC y creando un permiso “global” que ha permitido a estas razas saltarse o jugar en el filo de las leyes evolutivas sin recibir las consecuencias por ello. Al cancelar estos permisos, que haremos pidiendo a todos los Yo Superiores del planeta que lo hagan, pues ahora solo con que nosotros se lo pidamos a los nuestros, y lo comuniquen entre todos, al tener grados de libre albedrío suficiente para ejecutar, lo harán, y podremos evitar que un ser se encuentre en la tesitura de no poder echar a un Zul, mantis o reptoide de algún ser humano porque la misma alma del ser humano a la que está acoplado dio permiso para ello hace 10, 3000 o 200.000 años. Por lo tanto, con esta cancelación, tendremos a decenas de millones de Yo Superiores ya libres de restricciones para poder actuar firmemente y directamente.

Esto por otro lado, nos lleva a la siguiente pregunta, ¿qué sucede con los miembros “humanos” del sistema de control que están regidos por estas razas? ¿Les afecta? Esta respuesta es complicada. Muchos de los personajes “en control” que vemos y no vemos, conocidos y los que están entre bambalinas, no poseen alma, al menos no alma humana, y algunos, ni siquiera están enlazados a un Yo Superior, por lo tanto, ahí no hay forma de llegar. Quizás entre más en detalle en este tema en algún otro artículo, pero ahora solo podemos sacar entes de estos grupos de aquellas personas que sean “humanas”, en el sentido de tener un alma “humana” y un Yo Superior conectado a esta, dentro de un vehículo y cuerpo físico y energético “humano”.

Así, vamos con la petición, pues, una sola vez, y nos retiramos, con calma, con tranquilidad, sin enfados, sin ánimos de revancha o venganza y con naturalidad:

Solicito que se cancelen, eliminen y borren todos los permisos, pactos, acuerdos y contratos creados, aceptados, impuestos o sometidos a la humanidad desde su creación, presente en los inconscientes colectivos de todos los niveles del planeta, presente en todas las almas de los seres humanos, en sus registros y memorias védicas y akáshicas, en sus estructuras energéticas, en sus facetas álmicas y espirituales, en sus campos de energía transgeneracionales, en sus linajes y genealogías anteriores a la encarnación en curso, desde el momento en el que el alma nació o fue creada como tal, y a través del espacio y del tiempo, en todas las versiones de mi, en todas mis existencias paralelas y simultáneas, en cualquier momento y situación en los que estos contratos, pactos y acuerdos estén activos o presentes. Solicito que se eliminen los procesos energéticos y octavas que aún siguen activas bajo control de estos acuerdos, de manera que ninguna energía pueda mantenerlos activos. Una vez cancelados y borrados, solicito que se vuelva a ejecutar por todos los Yo Superiores, en todo el planeta, para toda la humanidad, la petición de expulsar y extraer todo tipo de entes y miembros de las razas asimoss, amoss, zuls, animiss, alomiss y resto de aquellos grupos que rigen el sistema de vida en la Tierra, y que sean llevadas sin demora y por el procedimiento de extracción energética, al vertedero del sistema solar, con la ayuda y asistencia de aquellos que apoyan a cada ser humano en cada encarnación. Gracias.

Ahora si, creo que ya vamos a ir tomándoles la delantera y empezar a dirigir nosotros la situación. Veremos como reaccionan y que contramedida intentan aplicar, pero el optimismo es grande y la esperanza crece por momentos. Os animo que a comprobéis todo esto con vuestro Yo Superior, como ya sabéis hacer, y se os inunde del flujo de alegría que discurre en estos momentos por los planos superiores de nuestro planeta. Gracias.

También te podría gustar...