Ciclos galácticos y ventanas de evolución y de paso de dimensión

SB2

En casi todos los libros y estudios sobre el calendario Maya se comenta el tema de los ciclos evolutivos, y los puntos en los cuales, al final de cada ciclo, se produce una posibilidad de salto de nivel evolutivo para aquellos que están listos para ello. Aquellas personas que se encuentran en un determinado nivel, tienen un tiempo pre-determinado para progresar, que generalmente, en las interpretaciones más aceptadas, se divide en tres ciclos de 25.000 años. Al final de un ciclo mayor de 75.000 años, tanto el planeta en si mismo como aquellos Yo Superiores que se encuentran listos, progresan a un nivel o estado evolutivo superior.

¿De dónde salen estos ciclos y su duración?

Las energías que crearon esta dimensión en la que estamos, esta octava a la que pertenece, estos sistema físicos que se encuentran en ella, tienen un ritmo, una cadencia. Como si de ondas provenientes de aquello que podríamos llamar la “Fuente”, o el “Todo”, etc., esta energía “creadora” que fluye y se expande mantiene un ritmo, a diferentes niveles frecuenciales, que se integra con los diferentes sistema físicos existentes en el universo.

Cada cuerpo solar, cada entidad planetaria, comienza un nuevo ciclo cuando la onda “correspondiente” a un nuevo nivel vibratorio alcanza a ese sistema o planeta, y puesto que no todos los cuerpos celestes se formaron a la vez, los ciclos particulares evolutivos de cada planeta o sistema solar del universo son diferentes, pues cada nivel evolutivo solo llega cuando el sistema físico está preparado para soportar y proporcionar el vehículo físico necesario para ese determinado nivel energético que le llega.

La duración de estos ciclos está directamente relacionada con la “pulsación” de la “energía” de un cierto nivel frecuencial, actuando como una especie de “reloj” que marca los tiempos en nuestro planeta, en este caso. Así, la oportunidad de cambio de nivel vibratorio depende precisamente de cuando ese “reloj” marca la “hora” apropiada para ello.

El último ciclo

Según los cálculos del calendario Maya, la última oportunidad de subir de nivel tuvo lugar hace aproximadamente 75.000 años, cuando en nuestro planeta se dio el salto que iba a permitir encarnaciones físicas de entonces empezar un ciclo evolutivo superior. Todas aquellas personas que, en aquel momento, estuvieron listas para pasar de ciclo (que la ciencia oficial diga que no existia vida consciente humana “evolucionada” en esa epoca del planeta es otra historia), tuvieron la oportunidad de hacerlo. Aquellas que no lo estuvieron, tienen ahora, a priori, la oportunidad para ello, ya que de nuevo parece que nos encontramos al final del tercer ciclo de 25.000 años y, en consecuencia, el final del ciclo global de 75.000 que da paso a esa tan “comentada” nueva realidad, nueva “matrix”.

Es interesante y da para hilar mucho más fino buscando detalles al respecto, de momento es posible que con el final de este ciclo galáctico, muchas personas empiecen a prepararse para el cambio ¿Cuando será eso? Ni idea, pero sigue siendo interesante ir completando piezas del gran rompecabezas en el que estamos metidos.

También te podría gustar...