Sigamos con esta introducción de cómo funciona nuestro sistema económico a todos los niveles físicos y energéticos. Con la explicación que hemos hecho en el artículo anterior, y viendo cómo están las cosas ahora, sabréis que desde hace años la situación financiera y económica global se encuentra en un periodo de alta volatilidad y “tensión” que “echa por tierra”, con cualquier macro manipulación preparada por REC y SC, cualquier medida de cualquier responsable económico de nuestra sociedad por mantener una estabilidad monetaria que facilite el crecimiento de la misma.

Sin ir más allá, las guerras comerciales que hemos visto estos últimos meses entre países (China-USA) por frenar sus propios problemas y desajustes económicos ponen en jaque el sistema mundial interconectado y completamente interdependiente que hemos explicado, en el que si una de las partes cierra un grifo, se produce sequía en el otro punto de la instalación, y donde sí otra de las partes abre una compuerta, docenas de elementos se inundan a miles de kilómetros de distancia. Revisad el esquema del artículo anterior para entender la analogía.

Un diseño original preparado para este control global

Este sistema fue construido así “a propósito”, de manera que toda nuestra civilización se sostuviera en los pilares de la economía globalizada en la que ningún país pudiera poner en peligro el desarrollo del sistema y su uso por parte de REC por políticas que rompieran el flujo de entrada y salida de capitales, de reservas monetarias o de intercambios financieros, como ya hemos visto.

Aquellos que estuvieron en el poder en los primeros momentos de creación de las estructuras económicas actuales (los miembros de SC bajo dirección de REC que han tenido el “área económica” a su cargo en cada momento histórico), tenían muy claro que había que impedir que un solo actor local o nacional pudiera tomar el control del total de la economía mundial, pues este flujo energético es vital para la supervivencia de la sociedad asimoss, e hicieron lo posible por implementar políticas de intercambio global donde la propiedad de un recurso se encuentra a menudo repartida entre muchos “stakeholders” que dependen mutuamente unos de otros para que, lo que envíen, emitan o paguen por un lado, puedan recibirlo o cobrarlo por otro y siempre haya un circuito de ida y vuelta que fluya por las tuberías financieras sin detenerse nunca.

Tanto han llegado a obsesionarse con proteger este flujo energético, que, hoy en día, hay pocas empresas multinacionales que no tengan parte del control de otras empresas igual de grandes de otros sectores, y estas últimas toman una parte del control de las primeras a través de terceros que hacen de intermediarios, para evitar una concentración excesiva, de cara al público, del poder en pocas manos y consejos de administración. De esta manera, todo el flujo financiero siempre está controlado por unos pocos “nodos internacionales” bajo supervisión de SC, que controlan a todos los otros actores económicos de la sociedad.

Por eso, cuando se intentan ejecutar y poner en marcha políticas proteccionistas de la economía para un país determinado, todo el flujo mundial se resiente, y SC es muy “inventivo” para encontrar soluciones legales y financieras que vuelvan a restablecer el equilibrio que interesa a las grandes corporaciones y esferas de poder mundial, cueste lo que cueste en términos de ajustes y reestructuraciones en los eslabones más pequeños de esta cadena de la globalización. Puesto que la mayoría de grandes empresas pertenecen a los miembros del sistema de control, y todas ellas están más o menos coordinadas por los niveles superiores del mismo (y estos obedecen a REC), en general no hay demasiado problema para que sean unos pocos miles de personas los que controlen el 100% de la economía en todos los sectores y a todos los estratos.

El efecto mariposa

De nuevo, en condiciones “normales” de funcionamiento de estas tres macro tuberías de flujo económico, cuando las diferentes organizaciones que regulan y vigilan los indicadores financieros hacen sus informes y reportes, suelen tener en cuenta que un estornudo “económico” en Asia termina causando un dolor de cabeza en Europa y un resfriado en América, pero mientras que el flujo de activos siga su curso, y los recursos financieros puedan seguir circulando como corrientes de aire para mantener la “energía” de la economía en perpetuo movimiento, no hay mayor problema que el que pueda llevar el aplicar medidas “menores” para curar ese “resfriado americano”, o paliar el “dolor de cabeza europeo”, y viceversa cuando son los mercados de este lado los que afectan a los mercados del otro.

Y es que la economía, para sentar firmemente las bases de esta explicación, es eso, una “corriente energética”, a varios niveles frecuenciales diferentes, que proporciona el combustible necesario para mover el mundo, tanto el nuestro como el de REC. Luego, a vista de zoom microscopio, para el ser humano, se compone de millones de reglas, leyes y trámites, de impuestos y tasas, de transacciones y parámetros financieros, pero que, por sí solos, no aportan o quitan nada, siendo solo tornillos de una enorme estructura global que tiene que mantenerse funcionando a toda costa, como las células individuales de un órgano en el cual, si una célula sufre un problema, es un inconveniente menor que puede subsanarse con mayor o menor facilidad, mientras que si el órgano en su conjunto falla, entonces todo se derrumba y hace fallar al cuerpo en su totalidad.

Todo “vuelca” su poder en la economía

Así, puesto que la economía y las transacciones económicas son el motor y órgano principal de la civilización humana, es el único pilar que siempre se tiene que mantener en perfecto estado (de ahí la necesidad de “reparaciones” de vez en cuando), sin importar lo que les suceda al resto de componentes, que se basan en este primero, y que no son sino puntales para que siga funcionando.

Y no importa si hablamos de la educación, la sanidad, la cultura, el arte o la historia, la biología o la justicia, todo tiene como sustrato base los recursos financieros y todo sirve para apuntalar los sistemas económicos de los países y regiones económicas del planeta, que, a cambio, dotan a los individuos que se encuentran bajo esas áreas de recursos “mínimos”, para que sigan siendo pistones individuales de la economía global.

Por este motivo, cuando un individuo a nivel personal deja de contribuir o no facilita el libre cambio financiero y económico, no suele pasar nada, pero si grupos enteros, sociedades o incluso algún país decide no participar, protegerse o aislarse de la vorágine que imponen los mercados internacionales, tiene los días contados, en sentido metafórico, pero a veces literal, pues es el equivalente a una válvula rota dentro de una estructura de conducción del agua que, de repente, presenta una fuga enorme o que, por el contrario, tapona una parte del sistema.

En nombre de…. la economía

De ahí que muchos de los conflictos que se enarbolan en nombre de las “ideas”, de la “libertad”, de las “patrias” y de las religiones no son más que disfraces para los “fontaneros” de la economía que buscan la manera de volver a incorporar al país, región o grupo a las tuberías de la globalización financiera mundial. Y estos “fontaneros”, en general, no son los políticos o presidentes de ningún país, sino las grandes corporaciones que tienen el poder de todos los ámbitos y sectores de la sociedad de los que son propietarios directos, o propietarios indirectos por poseer parte de las acciones de otras empresas que poseen el control de otras zonas o recursos.

Así, cuando las enormes macro corporaciones ven como los flujos de la energía económica se estancan en un punto, por políticas nacionales de privatización, aislamiento, nacionalización y proteccionismo, mandan sus fuerzas revolucionarias en forma de millones de dólares hacia grupos internos disidentes, o contrarios al poder que ha tomado esas decisiones, para que, entonces, en nombre de cualquier excusa inventada que cale en la psique común de aquellos que van a sufrir las consecuencias, o que han de aprobar y dar el visto bueno a la intervención, puedan volver a revertir la situación y volver a conectar la economía local, regional o nacional a la estructura mundial de la economía circular de la humanidad.

Este sistema, por supuesto, es completamente injusto, es completamente esclavizador y es completamente destructor para la libertad de cada pueblo de decidir qué hacer con sus recursos, cómo gestionarlos y cómo dotar a su población de estos beneficios que estos reportan. Y, sin embargo, es prácticamente imposible salir del mismo, porque, para ello, habría que destruir los profundos cimientos que se han construido para mantener este sistema funcionando a pleno rendimiento 24h al día, 7 días a la semana.

Entonces, ¿por qué quieren “de vez en cuando” hundir la economía y destruir partes de la misma si son el motor de todo?

Habíamos puesto el ejemplo hace un par de artículos de una piscina que se vacía en primavera para hacer algunos arreglos y volver a llenarla en verano con agua limpia y con los pequeños remiendos necesarios para que funcione mucho mejor.

Básicamente esto es lo que hacen cada cierto tiempo para ajustar los flujos económicos y los sistemas reguladores del mismo a sus necesidades (las de REC) y eso es lo que están aprovechando para hacer ahora.

Una de los objetivos de esta pandemia, uno de los principales diríamos, es hacer arreglos profundos en ciertos mecanismos que suponen una “pérdida de flujo” para asimoss y compañía en las tres tuberías principales, y es que todavía hay miles de intercambios financieros y económicos que no pasan por esas tuberías, por ejemplo, los pagos en metálico, las personas que no usan bancos o que no pagan mediante trasferencias o no tienen tarjeta, etc. Todo lo que no involucre una conexión al sistema general cuando se hace una transacción, no imbuye el flujo mental y etérico de esa persona y de la transacción al conjunto de las cañerías, y, como cada vez necesitan más energía y cada vez hay más personas que desconfían del sistema económico mundial y bancario, van perdiendo, en pequeña cantidad pero importante, recursos energéticos que no están dispuestos a dejar escapar.

Hacia una “cripto-economía”

Por esta razón, y con una visión puesta a varios años en el futuro, la idea de REC es crear un sistema completamente digital y basado en tecnología blockchain, que ellos mismos nos han entregado, donde no haya nada que no pueda ser registrado y conectado a las tuberías macro, y que facilite una conversión de todas las divisas y monedas hacia “cripto-divisas”, pues estas pueden ser controladas al 100% por ellos mismos aunque la estructura descentralizada de una blockchain, por su naturaleza, no pueda ser controlada por un banco “normal” o un gobierno “normal” en estos momentos, pero sí que está controlada y gestionada al 100% por asimoss, y principalmente, por los “grises”, pues se ha delegado en ellos esta gestión y control.

Para poder hacer estos cambios necesarios en el sistema a nivel mundial, hay que vaciar todas las tuberías de flujo económico, y eso solo se puede hacer vaciando la tubería mental y la etérica, y estas solo se pueden vaciar parando la actividad económica “física”, y esta actividad física solo se puede parar haciendo que la gente no se mueva de sus casas, al menos la mayoría, y eso solo se puede conseguir con algún tipo de pandemia y un miedo enorme al contagio que frene el movimiento de todo el mundo por todo el planeta.

Luego, una vez las tuberías estén lo bastante “vacías” de flujo, se promoverán cambios en las mismas, cambiando las estructuras bancarias del plano 1.3 hacia “cripto-estructuras”, fusionando bancos para sostener mejor su estabilidad, convirtiéndolos en “cripto-bancos” que funcionarán como lo hacen ahora los nodos individuales de una blockchain BTC o una blockchain Ethereum, etc.

Cuando la estructura de las cañerías y las estructuras mentales de los bancos y demás ya estén en condiciones de ser convertidas (con el tiempo), se vuelven a llenar las cañerías de flujo económico, permitiendo la actividad comercial física de nuevo, y la transformación de todo el sistema se va dando paulatinamente hasta que, en varios años, se haya completado de forma “natural”, y sin que nadie haya visto ningún cambio demasiado brusco de una día para otro.

Debido al miedo existente, la conversión hacia un sistema “digital” monetario total habrá sido la solución “natural” (siguiendo el protocolo de problema creado por ellos-reacción “guiada” de la humanidad –solución propuesta por REC y SC e implementada como “la forma de salir de esto”) para hacer esos arreglos de fontanería que han buscado implementar con esta situación.

Ahora mismo parece que las cosas no van como quisieran, todo lo “rápido” que REC y SC habían planificado, pues en los escenarios mentales que nuestros YS van “leyendo”, la idea que tienen (parece) es sustituir primero toda la economía americana por una “cripto-economía”, y luego, a años vista, poco a poco el resto del mundo, pero parece que en las diferentes líneas temporales que tenemos por delante, dentro de los diferentes carriles que hay para la LT33, no les va salir tan bien como esperaban y, tarde o temprano, la energía del “holograma” coronavirus se va a disipar, porque eso es lo que es, una energía holográfica superpuesta sobre nuestra realidad holográfica, volviendo poco a poco a la normalidad sin que, esperemos, hayan conseguido sus objetivos, al menos a corto y medio plazo.

En el siguiente artículo seguiremos con más detalles sobre el tema para que comprendamos todo lo posible, y en profundidad, el uso de la energía económica por REC para mantener su sociedad.


librosCurso online de desprogramación mental, sanación energética y estructura de la realidad – nivel 1

Este curso te adentra en la estructura y componentes que forman nuestra psique: las esferas mentales, la esfera de consciencia, el cuerpo mental, el patrón conductual, el programa ego, los centros de control, etc. Un curso para sanar, desprogramar y comprender el funcionamiento de los potenciales internos que posee el ser humano y el funcionamiento de nuestra realidad.