Desmontando los sistemas de manipulación física de la realidad

Circuitos impresos

Ahora que hemos aprendido como percibir las octavas más importantes en nuestra realidad y que hemos empezado a emitir aquellas que son prioritarias para nuestro crecimiento y evolución en otra frecuencia, y con otros códigos de máxima prioridad de manera que no puedan ser manipuladas o modificadas, nos queda el tercer aspecto de esta preparación que estamos realizando para que, en su momento, empecemos a quitar partes de los “velos” y programas que nos impiden ver, de manera completamente segura y estable, la “realidad” que hay detrás de la “realidad virtual” que nos proyectamos todos a todos a través de los mecanismos de co-creación que poseemos por defecto.

Un proceso sin activar miedos

Este proceso que os voy a indicar y que os estoy guiando a realizar no tiene por qué asustar a nadie, no se trata de empezar a ver de golpe a todos los “aliens”, entes y jugadores entre bambalinas que rigen y manipulan el mundo que nos encontramos cada día cuando nos levantamos, eso es precisamente lo que vamos a evitar, ya que no se trata de causar ningún “shock” a la personalidad o activarle todos los miedos que tenemos a conocer como es el mundo “verdadero” que se oculta tras los decorados que percibimos, sino de aprender, activar la consciencia y empezar a percibir, de forma natural, al ritmo que cada uno considere adecuado, la manera en la que las cosas funcionan en nuestro planeta, y como otros manipulan esas mismas cosas a su antojo. Cuando uno puede percibirlo, comprenderlo y verlo por sí mismo, ya no hace falta que nadie le explique nada o le convenza de nada, y nadie seguirá teniendo dudas de que en esta sociedad en la que vivimos, “nada es real” y nada es como nos lo han contado.

Puesto que la programación que tenemos es más fuerte en muchos casos que la voluntad del alma para poder sobreponerse a esta visión y capacidad de percibir el mundo “sin gafas de realidad virtual” por medio, es necesario desmontar los sistemas internos que nos impiden esta visión y compresión de manera forzada, pero armónica y acorde al plan evolutivo para cada persona, de manera que no haya duda de cómo es “esa otra realidad”, y nos podamos manejar en ella con la misma tranquilidad con la que ahora aceptamos el mundo de los cinco sentidos sin plantearnos demasiado si lo que estos nos muestran existe de verdad o no existe, es una proyección, una manipulación o simplemente un holograma a nuestro alrededor. A veces la ficción supera lo que creemos que es verdad y hasta que no podamos ver esa supuesta “ficción” por nosotros mismos, no podremos darnos cuenta de que las cosas funcionan de manera muy diferente a como teníamos programado que, supuestamente, funcionan.

Aquellos que os sintáis preocupados o asustados por la posibilidad de que esto cambie para siempre vuestro paradigma y que si hacéis los ejercicios o peticiones propuestas vuestro mundo pueda ponerse patas arriba, tampoco debéis tener excesiva preocupación al respecto, pues, como ya veis, siempre ponemos las peticiones para que sea nuestro Yo Superior o nuestro ser (usaremos ambos términos como sinónimos) los que rigen y controlan las pautas, velocidades y ritmo de trabajo de todo lo propuesto. Nadie será expuesto al mundo “real” sin antes estar preparado para ello, de la misma manera que, simbólicamente, en la peli “Matrix”, a nadie se le desconectaba si no estaba preparada, su mente, para ser expuesta a lo que subyace por detrás de la realidad “holográfica” en la que existimos.

Esperando haber tranquilizado los mecanismos emocionales y partes de la personalidad que hayan podido verse alterados por la posibilidad de sufrir algún tipo de pánico, shock o golpe emocional, vamos con el siguiente punto de nuestro trabajo.

Antenas que emiten distorsión

Como hemos dicho, hemos aprendido cómo reconocer los estados de las octavas importantes pidiendo señales o hablando con nuestro YS, luego hemos empezado a proyectar las octavas con el contenido evolutivo y de aprendizaje a una zona de no interferencia, y ahora vamos a aprender a trabajar con las fuerzas de nuestro entorno para que desaparezcan el resto de interferencias que, de manera masiva, son proyectadas contra nosotros desde elementos físicos y etéricos, es decir, desde elementos tangibles que incorporan “antenas ocultas” de radiación holocuántica hacia todos los seres humanos para interferir con sus procesos de co-creación de la realidad, hasta elementos etéricos que manipulan el sustrato común donde esas proyecciones tienen lugar. Este tema tiene relación con este otro artículo en el que habíamos comentado hace algunos meses como se activan ciertas energías de distracción y confusión cuando nos ponemos a hacer algo que es importante pero que pudiera ir en contra de lo apropiado para el sistema.

Vamos con lo primero y entramos en detalle. Para que la proyección desde la pineal de cada persona con el contenido de su cuerpo mental pueda ser distorsionado no solo en origen, es decir, procurando que cada persona emita un contenido difuminado, lo más negativo y distorsionado posible y acorde a los programas que nos mantienen bajo manipulación y control, se añadió otro elemento a la realidad “física” en forma de pequeñas antenas “holocuánticas” que se encuentran ubicadas por todo el planeta en multitud de aparatos y elementos físicos que forman parte de nuestro día a día.

Desde mobiliario urbano hasta electrodomésticos, lo sepan del todo o no sus propios fabricantes, algunos de sus componentes electrónicos traen imbuidos de serie unos emisores parecidos a nuestra glándula pineal que emite constantemente unos pulsos “holocuánticos” en las mismas frecuencias que emite nuestra glándula pineal, de manera que, por doquier, y constantemente, se añade una fuente de ruido y distorsión a la “sopa energética” donde van a parar todas las proyecciones de todos los seres humanos.

Antes de seguir, para evitar que salten todo los topes y alarmas de la personalidad, sería conveniente para vuestra tranquilidad que consultaseis con vuestro YS si esta información es correcta, es decir, para evitar que los programas de “no me lo creo, es pura ciencia ficción” tomen el control en estos momentos, necesitáis hacer una comprobación en forma de pregunta a vuestro YS o mediante la petición de alguna señal del tipo: “¿es correcto que existen emisores holocuánticos o parecidos que generan distorsiones en la realidad común y que están insertados en elementos físicos y no físicos de mi realidad?”

A partir de aquí, esperando que hayáis recibido la respuesta correcta sin manipulación ni distorsión, confío en que la mente egóica acepte el resto de los paquetes de datos sin bloquearlos.

Un mecanismo de inserción de ruido

Bien, puesto que el poder de manipular y cocrear la realidad del ser humano es mucho mayor de lo que creemos y debido a que se teme ciertamente que podamos revertir “el mundo en el que vivimos” si cambiamos el contenido de aquello que emitimos y que hace que el mundo sea “como creemos que es”, había que propagar por todo el planeta, a todas horas, una señal de “ruido holocuántico” que alterara la mayoría, si no todas, las proyecciones de las personas lo suficiente para mantener siempre la realidad resultante bajo control. Esto es el equivalente a que todo el mundo esté emitiendo canciones cada uno en su frecuencia de proyección, y que micro antenas emisoras por doquier generen ruido para interferir con las canciones. Como podéis imaginar, el resultado no se parece en nada a una canción armónica o agradable de escuchar sino puro ruido molesto solapado con notas por aquí y por allá que producen un resultado completamente inarmónico o alterado = el mundo en el que vivimos.

¿Cómo evitamos entonces el ruido? Tendríamos que apagar todas las fuentes del mismo, lo cual es difícil para nosotros pues son sistemas tecnológicos y electrónicos imbuidos en la mayoría de aparatos que poseemos, empezando por los móviles, televisiones y acabando por las farolas de la calle, además de los emisores etéricos que se encuentran fuera del plano físico, y que emiten con el mismo tipo de componente. Puesto que no podemos eliminarlos físicamente, podemos inhibirlos energéticamente. Ya sabéis que una señal se cancela con otra señal de frecuencia contraria, algo así como los inhibidores de señal gsm que se ponen en algunos sitios para evitar que alguien pueda usar un teléfono dentro de una sala. Pues nosotros vamos a incorporar en nosotros mismos una emisión de frecuencias que cancele las mismas frecuencias que están tratando de distorsionar nuestra realidad.

Para ello, no tenemos que hacer nada más que pedirle a nuestro YS que empiece a emitir, desde nosotros mismos, desde nuestro cuerpo mental y a través de nuestra glándula pineal, un “pitido” energético sintonizado a la frecuencia de los dispositivos físicos y etéricos que se encuentran por doquier alrededor nuestro. No altera ni daña ningún aparato, solo cancela, al superponerse a las ondas emitidas por estos sistemas, las mismas, permitiéndonos entonces que nuestras “ondas” con el contenido actual y presente en nuestro cuerpo mental y con los códigos y frecuencias que hemos introducido en el artículo anterior, salgan hacia el sustrato común permitiendo la co-creación de esa “realidad virtual” sin distorsiones.

Para ello, la petición es la siguiente:

Solicito que se inserte en mi cuerpo mental y a través de mi glándula pineal un mecanismo de emisión que cancele las ondas de distorsión y ruido holocuántico presentes a mi alrededor, en todo momento, y allá donde me encuentre, de manera que constantemente esté cancelando el ruido energético proyectado por los elementos físicos y etéricos presentes cerca de mí, que cancelan, distorsionan y manipulan el contenido de aquello que proyecto como mi realidad particular. Solicito que este mecanismo se ponga bajo control de mi YS para que no pueda ser interferido, bloqueado o inhibido y que se mantenga constantemente en funcionamiento para asistirme, a mí y a aquellos con los que comparto parte de mi realidad, a inhibir los mecanismos de manipulación insertados y presentes en los elementos físicos y etéricos que me rodean. Gracias.

Ni que decir tiene que este conocimiento es algo bastante prohibido, que es algo que puede acarrearnos ciertas repercusiones en forma de ataques energéticos, personalmente solo el hecho de publicarlo me los está generando para variar, pero es mejor que sea así y que a pesar de alguna incomodidad que será pasajera, empecemos a desmontar el sistema bajo el que vivimos completamente eliminando su primer elemento, la manipulación de la realidad, y, a partir de aquí, desmontarnos a nosotros mismos para estar al mismo nivel que aquellos que la controlan y la distorsionan a su antojo.

También te podría gustar...