El género de tu alma

En la primera parte de las lecturas de Sanación Akashica que siempre hago, buscando la información del “perfil” de esa persona a nivel espiritual, de vez en cuando se presenta información sobre lo que podríamos llamar el “género” de nuestra alma.

Nuestra alma se puede definir a sí misma como perteneciente a un género u otro, aunque esto no sea del todo exacto. El Yo Superior de cada uno de nosotros es un ser andrógino, incorporando en sí tanto cualidades femeninas como masculinas, es un ser en balance y no se define como hombre o como mujer. Sin embargo, de cara a nosotros, los que buscamos y leemos la información para las personas que vienen a una lectura, el alma a veces puede “darnos” un género como parte del perfil y de la información que nos transmite.

¿A qué se debe que un alma se presente como mayoritariamente masculina o mayoritariamente femenina? Simplemente se refiere al número de encarnaciones en las cuales se ha escogido un cuerpo de hombre o de mujer para experimentar la vida y aprender de ella. Aunque el hecho correcto es notar que somos seres andróginos a nivel espiritual, podemos decir con los matices comentados, que nuestra alma puede definirse con un género u otro dependiendo del cúmulo de experiencias en cuerpos masculinos, y del cúmulo de experiencias en cuerpos femeninos.

Así, un Yo Superior que ha tenido el 70% de encarnaciones en cuerpos femeninos, se nos presentará como mujer, y viceversa. No significa realmente nada más que algo de información que nos indica con más detalle el tipo de evolución que estamos teniendo como almas. También puede significar que, por ejemplo, un Yo Superior que haya tenido un porcentaje de encarnaciones muy alto en un tipo de género, empezará a escoger el género contrario para nuevas encarnaciones.

Simplemente, si alguna vez os dicen que tenéis un alma masculina o femenina, bueno, puede ser en cierto modo correcto, aunque lo correcto es decir que somos seres andróginos que estamos experimentando ambas polaridades, y que quizás en estos momentos hemos adquirido más experiencias de una de ellas que de la otra. En todo caso, siendo el objetivo de todo Yo Superior adquirir todas aquellas experiencias que necesita para “graduarse” del ciclo de encarnaciones en nuestro planeta, al final del proceso y sin lugar a dudas, lo que “quedará” será simplemente un ser consciente altamente evolucionado, nosotros.

También te podría gustar...