vida1

Otro de los efectos de esta situación que estamos viviendo, ha sido, y está siendo, el proceso de empeoramiento de la salud y agravamiento de sintomatologías ya presentes en nosotros, por medio de la amplificación de las mismas que hace este virus. Mientras que ya en Enero dimos pautas para desactivar la programación energética del mismo de forma que nuestro organismo no “ejecutara” el código genético y energético que viene imbuido en él, este proceso no basta para revertir lo que ya está presente en nosotros, o para reforzar nuestro sistema inmune, pues lo que hicimos en su momento fue simplemente “desactivar”, en aquellas personas que hicieron las peticiones y el trabajo propuesto, las funciones y códigos “químicos” que SC ha introducido en este “patógeno” para hacer enfermar al cuerpo, activando las disfunciones presentes en cada uno de nosotros. Básicamente es como ir subiendo el volumen del altavoz interno de aquello que está “mal”, para que “suene” más fuerte cualquier distorsión o problema que ya estuviera latente, aunque no se hubiera manifestado, en el organismo humano.

Esto, como ya sabemos, genera enfermedades, y, para contrarrestarlo, tenemos que mejorar el estado de salud de nuestros avatares. Muy bien, otra tontería más, se podría pensar, pues es obvio que así es como debe ser. Como siempre, no os hablaré de la parte puramente fisiológica, de cómo cuidaros a nivel físico, haciendo deporte, comiendo bien y cuidando vuestra salud de mil maneras distintas, sino que trabajaremos a nivel energético, etérico, emocional, mental y “espiritual”, pues es la parte que la mayoría de la humanidad “obvia” cuando se plantea cómo tener una vida más plena, sana, funcional y armoniosa.

Puesto que ya hemos introducido el concepto del “SER” de “algo” en el artículo anterior, os voy a explicar cómo “trabajar” con uno de ellos muy especial, muy poderoso, y muy adecuado para lo que la humanidad necesita en estos momentos: el “SER de la Vida”.

Las jerarquías que existen entre SERES en la “Creación”

¿Qué es la vida? Pregúntale a un biólogo, a un químico o a un filósofo y tendrás tres respuestas diferentes. Pero la “vida” es “algo” tremendamente definido, tangible y jerárquicamente emplazado en una posición concreta de la estructura de la “Creación” que ahora vamos a intentar explicar. Es abstracto, quizás, pero esperamos que se comprenda.

Si recordáis la descripción que hicimos del concepto de la “Fuente” cuando os expliqué el origen del número cero, que podéis revisar en este artículo, dijimos que la “Fuente” como tal es un “mecanismo“, no es un “ser”, por muy contradictorio que esto pueda resultar a nuestra programación religiosa o nuestro sistema de creencias. La “Fuente” es un mecanismo que se ubica “espacial” y “frecuencialmente” en el centro de todos los universos, y que, al no tener movimiento, no rotar, no desplazarse, no genera “tiempo”, con lo que no posee ni tiene sentido este concepto respecto a este “mecanismo”, y, por lo tanto, aunque sea casi imposible de entender, siempre ha existido y siempre existirá (desde el punto de vista de los que sí vivimos bajo algún tipo de “tiempo”. Ya entraremos más adelante en este tema con más detalle.

La “Fuente”, como “mecanismo de la Creación” que es, genera una energía que, en su momento, llamamos “plasma de existencia“, que es la “cualidad” de “soy“, “existo“. Del “plasma de existencia” nacen las mónadas, con tres componentes: el polo o carga positiva, el polo o carga negativa, y el polo o carga neutra, y tres cualidades: consciencia, energía y materia. Las mónadas son el sustrato que luego da lugar a los universos y todo lo que en ellos está contenido.


El “SER” de la existencia

Por lo tanto, el primer SER en “existir”, es el propio SER que “nace” del “plasma de existencia” que el “mecanismo” de la “Fuente central” autogenera. Y ese SER es el que permite que todo lo demás “exista”. El SER de la Existencia está “hecho” de las mónadas que se “troquelan” en el interior del mecanismo de la “Fuente central” y tiene cualidades jerárquicas superiores al resto de mónadas que son “expulsadas” de la “Fuente”, hacia la “Creación”, para formar el contenido de estas.

Así, en este primer grado jerárquico dentro de la “Fuente”, tiene lugar la “existencia” de “todo”, e, inmediatamente, en el momento en el que las mónadas forman el sustrato que “será” cada universo, y estas mismas mónadas se unen para formar un campo de consciencia que “será” el “logos cósmico”, el “SER de la Existencia” crea otro SER de sí mismo, que “será” quién permita que esa existencia sirva para algo, no sea estática, y evolucione. El SER que hace “eso”, es el “SER de la Vida“.

El “SER de la VIDA”

Por lo tanto, el Ser de la VIDA es el SER que permite la continuidad de la existencia. La existencia, como “plasma” que emana de la “Fuente central” es una cualidad estática, te permite “ser” y “existir”, “estar”, pero, si quieres avanzar y crecer, tienes que VIVIR, y, para ello, nace el mecanismo de VIVIR asociado a evolución, disfrute, crecimiento, avance. Así que la VIDA es el proceso por el cual se dota de movimiento y cambio a la existencia. La existencia te mantiene “siendo”, mientras que la VIDA te hace “cambiar” y “avanzar” mientras “eres”.

El SER de la VIDA depende de la “Fuente central” misma, y de los logos cósmicos, así que trabaja casi al mismo nivel que Uan, el nuestro, aunque permea todos los universos para que, en todos, haya continuidad de VIDA entre ellos, sea el caso de algún ser que se pase de un universo a otro. Así que el “SER de la VIDA” es “inter-cósmico”, en el sentido de que es un grado jerárquico paralelo, no superior, a estos, y abarca y permea a todos los logos que rigen cada universo. El SER de la VIDA recoge del SER de la EXISTENCIA su cualidad de “ser” y entonces la pone en marcha, la anima y la hace moverse y crecer. MOVIMIENTO es otra cualidad de VIVIR.

Me siento “vivo”

Estoy seguro que todos comprendéis la expresión de “sentirse vivo”, no cuando se refiere a que tu avatar funciona, que respiras y que tu corazón sigue latiendo, sino para la sensación de estar “viviendo”, disfrutando y exprimiendo cada segundo de tu encarnación en algo que te hace sentir pleno. “Eso” es el SER de la Vida actuando a través de ti, de tu avatar, de tu campo energético. Pero, para ello, el SER de la VIDA necesita varias cualidades que por sí mismo no tiene, o no puede concentrarse en desarrollarlas, así que requiere de la ayuda y conexión con otros SERES para ello.

Así, colabora y trabaja con el SER de la ALEGRIA y el SER del DISFRUTE, que son unas frecuencias concretas de “ser” que mucha gente tiene a raudales, y que a muchas personas les “salen por los poros”, dándonos pie a la expresión de “esa persona es pura vida“. En casa, mi hija tiene una conexión con el SER de la VIDA en su estructura energética brutal, y la emana por doquier, como muchos niños y personas que estoy seguro en algún momento se han cruzado en vuestras realidades. Además, el SER de la VIDA, trabaja con el SER del Amor, para que haya AMOR a la VIDA, y “todo”, en toda la Creación, quiera VIVIR, por eso, el “amor a la vida” es una cualidad fundamental en todas las mónadas de todos los universos y presente en todas las formas de “vida”.

Y, por supuesto, el SER de la VIDA trabaja con el “SER de la Evolución” y el “SER del Cambio“, para poder mover las mónadas hacia diferentes estados evolutivos mientras VIVEN y EXISTEN.

En esquema

Para intentar hacerlo más comprensible, dentro de nuestras posibilidades, la jerarquía de estos “SERES” que nosotros consideramos “cualidades” o “conceptos abstractos” de nuestra naturaleza humana es:

SER de la Existencia (“Fuente central”, cualidades de “ser” y “existir”) –> SER de la VIDA (SER “inter-cósmico”, permea todos los universos en un único continuo “plasmático-energético”, permite a la existencia “moverse”, crecer y transformarse –> Se apoya y depende, entre otros, de los seres de la Alegría y Disfrute, Amor y Evolución.

Y, si seguimos “bajando” en grados jerárquicos, tenemos que el SER de la Evolución a su vez se apoya y trabaja a través de la expansión de la consciencia de todos los seres vivos (SER de la Consciencia), a través del aumento de la energía en ellos (SER de la Energía), y a través de la variación de la materia (SER de la Materia, que es el coordinador de los cinco elementos primarios y los múltiples elementos secundarios que ya explicamos cuando hablábamos de la creación del número cinco). Por eso, a mayor nivel evolutivo: mayor consciencia, mayor energía, y, en general, menor densidad material de tu estructura.

Y, para finalizar en algún punto, pues existen millones de SERES cada uno asociado a un concepto que ellos “son”, las “corrientes” que ayudan a la expansión de la consciencia son –> energía de la voluntad (SER de la Voluntad, que trabaja a través del YS, emitiendo un flujo que baja desde este hacia el alma y la personalidad por el cordón dorado o línea del Hara) y SER de la Inteligencia (ayuda a procesar los datos que luego facilitan comprensión y toma de consciencia de las experiencias de VIDA).


Imbuyendo “VIDA” en el planeta, y en nosotros

Así que, mientras REC y SC “siembran” enfermedad, nosotros vamos a insertar VIDA, y a un nivel muy superior, muy alto, igual que hicimos en el artículo anterior. Y esta VIDA irá directamente a cada una de nuestras mónadas, a cada una de las estructuras del planeta, a nuestra realidad individual, a nuestra trama sagrada, a todos los inconscientes colectivos de cualquier nivel en la Tierra, etc. Insertaremos VIDA porque la vida es contraria y opuesta a la enfermedad, de la que hablaré también más adelante para erradicar el “SER de la enfermedad” de nosotros, pero, vayamos por pasos y siguiendo el orden jerárquico de las fuerzas con las que trabajamos, para que hagan el efecto adecuado y tenga sentido lo que vamos ejecutando.

Al insertar “VIDA”, no como concepto mental o filosófico sino como la propia energía del SER de la Vida en nosotros, se activan los procesos de “vivir“, que, a nivel orgánico y fisiológico significan y están asociados a salud, disfrute, bienestar, equilibrio, armonía interna, etc.

Los “códigos” que la energía de la VIDA imbuye en nuestras mónadas, átomos, moléculas, células y órganos les “indican” que han de VIVIR, y nuestro organismo “ejecuta” los códigos de VIDA, pues igual que está programado para ejecutar “códigos de enfermedad” como los que ya hemos explicado anteriormente en Enero, también ejecuta lo que le sea indicado por aquello que tenga un grado jerárquico superior a sí mismo y que contenga las instrucciones con los permisos adecuados.

Esto es así porque el cuerpo, el avatar, al ser autoconsciente de sí mismo, tiene un grado de libertad determinado para decidir si desea ejecutar unas instrucciones o no hacerlo, pero como está supeditado a los programas de la mente (imbuidos por asimoss en el avatar), al alma, al espíritu y al Yo Superior, siempre ejecuta aquello que cualquiera de los niveles superiores le indique que debe ejecutar sobre sí mismo, por eso, si recibe instrucciones de “enfermar” lo hace, y si recibe instrucciones de sanar, se sana. En algún otro momento os explicaré cómo incrementar la consciencia de vuestro propio avatar y darle más poder de decisión, para que no ejecute ciertas cosas que son contraproducentes y no acordes a su bien mayor, pero aún es pronto para ello pues hay que desprogramar otros arquetipos de la mente que aún no hemos visto, ya que, de lo contrario, se produciría una lucha interna entre las órdenes e instrucciones de las esferas mentales hacia el cuerpo y la propia consciencia del cuerpo, lo cual nos llevaría a desajustes y disfunciones que no cumplirían su propósito de dotarnos de más autonomía, libertad y capacidad de autodecisión y autorregulación a nivel de avatar.

Petición para insertar VIDA

Así, igual que hicimos en el artículo anterior con los SERES de las cualidades que nos hacen más “humanos”, ahora vamos a imbuir VIDA en cada rincón de este planeta, en cada partícula, en cada forma de esa “vida”, en cada estructura, en cada átomo, en cada mónada. Para ello, codificaremos la siguiente petición con el número 10 para seguir ejecutando todas las anteriores simultáneamente.

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que cree los canales de conexión necesarios para que el SER de la VIDA se conecte a todos los niveles frecuenciales y estructurales de la Tierra.

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que el SER de la VIDA imbuya su energía, cualidades, su propio “ser” y existencia en todas estas estructuras del planeta, en los inconscientes colectivos, en las tramas sagradas locales, regionales, nacionales y globales, en todas las realidades planetarias, y en mi trama sagrada individual y familiar, en mi realidad particular y en mi propio sistema energético y estructura sutil.

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que estas cualidades y energías se imbuyan en mi inconsciente colectivo familiar y en los inconscientes colectivos duales que comparto con mis familiares y allegados.

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que el SER de la VIDA use los canales de conexión y filamentos que mi Yo Superior posee con el entramado del planeta, y que fluyan a través de ellos las energías, campos, fluidos y cualidades que representa.

Solicito y doy permiso permanente a mi Yo Superior para que haga llegar esta petición a todas las almas “locales” y supralmas de todos los seres humanos, creando un “bucle” que entregue al alma la información, explicación y conocimiento necesario para que comprenda lo que se le está ofreciendo y con el objetivo de ayudar a la personalidad y el avatar a obtener aquello que necesite para salir adelante y poder crecer, avanzar y evolucionar acorde al plan evolutivo de cada ser humano. Solicito que se instale un mecanismo de coordinación en el campo común de información compartido por todos los Yo Superiores para que estos extiendan este mecanismo de solicitud de ayuda y pueda enviarse de forma cíclica y recurrente a todas las almas que lo soliciten.

Solicito que se codifique esta petición como petición 10.

Solicito que se ejecuten las peticiones de la 1 a la 10. Gracias.

Ahora, de nuevo, ya solo hay que pedirle a nuestro YS continuamente “ejecuta las peticiones de la 1 a la 10 por favor”.

Recordad que, para las peticiones anteriores, es necesario hacer el trabajo de codificación que hemos explicado en los artículos precedentes. Espero que cuando ejecutéis esto sintáis realmente la fuerza de la VIDA entrando en vuestro sistema energético, es la sensación que tiene una planta cuando la VIDA se imbuye en ella y la hace crecer, cuando una semilla eclosiona, o cuando una flor se abre para mostrar el esplendor que imbuye al “estar viva”. A partir de ahí, con cada petición, las partículas que forman toda vuestra realidad y estructura energética estarán, cada vez, un poquito más “vivas”, con todo lo que eso conlleva, y con todo el cambio que eso otorga al hecho de “ser” y “existir”, cualidades que ya poseemos por defecto, pero que son estáticas si no le damos la VIDA que les corresponde, y que, en muchas ocasiones, no se encuentra en nosotros al nivel y con la “potencia” con la que podría expresarse en todo momento.



librosCurso online de desprogramación mental, sanación energética y estructura de la realidad – nivel 1

Este curso te adentra en la estructura y componentes que forman nuestra psique: las esferas mentales, la esfera de consciencia, el cuerpo mental, el patrón conductual, el programa ego, los centros de control, etc. Un curso para sanar, desprogramar y comprender el funcionamiento de los potenciales internos que posee el ser humano y el funcionamiento de nuestra realidad.