Eliminación de programas tope, filtros y distorsionadores de la realidad

Continuamos con la explicación de herramientas que nos permitan contrarrestar las manipulaciones a nuestra realidad, tal y cómo habíamos empezado a explicar en un artículo anterior, ya qué, si ahora estamos intentando bloquear la emisión de “ruido holocuántico” con los procesos ya explicados, que está siendo generado por doquier alrededor nuestro para insertar distorsión en la co-creación de nuestra realidad personal y, por expansión, la realidad global, el siguiente paso es la eliminación de proyecciones desde nosotros mismos destinadas a influenciar negativamente, sin que lo sepamos o seamos conscientes de ello, el contenido de aquello que si que deseamos y necesitamos emitir.

Tres tipos de programas de manipulación

En la configuración mental del ser humano se imbuyeron en su momento tres tipos de protecciones, al menos tres de las más importantes, para que todo el control de cómo se iba a generar y manifestar el mundo del lhumanu (ver pregunta #91) estuviera bajo las directrices y parametros acotados y decididos por los sistemas de control. Para ello, tras la puesta en marcha de los mecanismos de manipulación de la realidad personal por manipulación de la mente, que ya hemos explicado en varios artículos anteriores, se insertaron varios tipos de programas que vamos a llamar programas filtro, programas tope y programas distorsionadores, cada uno con una función diferente, pero relacionadas entre si, que vamos a ver ahora en detalle.

Estos diferentes programas que nos inducen a emitir ondas no alineadas con nuestro bien mayor, el personal y el común, parten de la idea del sistema de control de que emitamos y co-creemos una realidad lo más complicada posible, caótica hasta cierto extremo y donde tengamos que constantemente estar lidiando con situaciones difíciles o estresantes para poder avanzar por la vida y por las experiencias que necesitamos adquirir para evolucionar.

Como hemos dicho, a este tipo de programas insertados en nosotros para distorsionar aquello que emitimos los llamaremos, para entendernos entre nosotros, programas distorsionadores, programas filtro y programas “tope”. Y hacen precisamente eso, los primeros, distorsionan la información que emitimos, de manera que si el contenido de tu cuerpo mental es limpio, positivo y elevado, cuando el programa archivador del arquetipo que corresponde lo recoge para emitirlo a través de la glándula pineal, el programa distorsionador le da la vuelta o lo modifica para que entonces la “onda” no salga tan pura y tan limpia, de manera que emites algo no tan alineado con lo que realmente podrías llegar a emitir.

Estos programas no tienen consciencia de sí mismos, actúan por niveles de vibración, haciendo que si el contenido del cuerpo mental de una persona tiene una frecuencia y vibración alta, la reducen hasta un cierto nivel a la hora de proyectar ese mismo contenido hacia el exterior, para que, en general, todo el mundo emita más o menos en la misma frecuencia y el mundo no cambie demasiado porque algunos tengan un potencial emisor más alto que pudiera influir negativamente en las realidades de las personas con las que interactúa.

Filtrando lo que no se desea

A continuación, tenemos los programas “filtro”, que lo que hacen es filtrar, también de nuevo por frecuencia, contenidos que no estén alineados con el paradigma insertado en la esfera mental preconsciente, para que este no pueda ser alterado en su conjunto, en todo caso, solo con meros detalles. Esto es así porque si una persona fuera capaz de proyectar un mundo “idílico” para sí mismo, podría alterar las estructuras de la realidad común ya que su realidad personal estaría obligada a mostrarle en su día a día el contenido “idílico” que está emitiendo. Para evitar que una persona emita una “película mental” muy positiva porque su contenido energético es diferente al del resto, los programas filtro bloquean todo aquello que, dentro del paradigma común al que la persona accede, no deje pasar nada que pudiera ponerlo realmente en peligro.

Bloqueando lo que no puede ser emitido

Finalmente, los programas “tope” lo que hacen es bloquear por completo la proyección de todo aquello que va literal y radicalmente en contra de los sistemas establecidos y de lo que se quiere que las personas experimenten y manifiesten. Aquí encontraríamos que si alguien no tuviera en sí mismo restricciones respecto a las limitaciones de algunas leyes físicas, podría romperlas o manipularlas. Esto no es aceptable, así que existen miles de programas “tope” que examinan constantemente el contenido del cuerpo mental y los programas de las esferas mentales para que no emitamos nada que vaya en contra del sistema de creencias establecido para toda la humanidad y que se encuentra ubicado y protegido dentro del inconsciente colectivo. De esta manera, un sistema de creencias global que dice que no podemos atravesar paredes o que no podemos manipular tal o cual ley física está constantemente siendo imbuido y reforzado en nosotros a través de la conexión de nuestra esfera mental preconsciente con el inconsciente colectivo, y nuestros programas tope evalúan respecto a la información que se recibe que se puede dejar pasar y que no, haciendo que, inconscientemente, ningún ser humano pueda, evidentemente, romper las reglas del juego respecto a lo que es posible, veraz, correcto y demás sobre cómo funciona la realidad del planeta y sus estructuras energéticas.

Eliminando y desprogramando limitaciones

Para eliminar todo esto, el trabajo pasa por un sinfín de peticiones a nuestro ser o Yo Superior en diferentes octavas, es decir, en diferentes procesos, para que podamos ir quitando en cada momento aquella cantidad de topes, filtros y distorsionadores que nos permita desprogramarnos un poco, pero sin poner en riesgo la estructura de nuestra realidad y de nuestra psique. Con ello, la petición que haremos es la siguiente:

Solicito que se eliminen, borren y desprogramen los programas filtro, los programas distorsionadores y los programas tope, así como que se eliminen los implantes y dispositivos tecnológicos asociados a los mismos, que me impiden proyectar en mi realidad individual aquello que realmente deseo co-crear y que está alineado con mi bien mayor. Solicito que se me desprograme por fases, permitiendo que cuando lleguemos a completar una de ellas, todo el sistema mental y cognitivo se reajuste a mi nueva realidad, sin causar ningún problema daño o distorsión en mi estructuras y en mi proyección.

De esta forma, haremos esta petición a nuestro YS regularmente e iremos preguntando por el % que se ha completado de la misma. Cuando lleguemos a completar el 100% de la primera octava, entonces dejamos reposar, y preguntamos cuando es adecuado iniciar la segunda ronda de desprogramación. Y así sucesivamente.

Con esto vamos a conseguir que menos filtros, menos topes y menos distorsionadores actúen sobre nosotros, pero ojo, lo único que sucede es que aquello que emitimos encuentra menos problemas para ser co-creado, no que de repente emitamos algo idílico o tremendamente positivo al quitar esos programas, pues eso dependerá de lo que cada uno lleve a cuestas en su cuerpo mental. Si este no está limpio de miedos, creencias limitadoras, formas mentales negativas, etc., no hemos ganado mucho, simplemente, todos estos paquetes mentales siguen estando ahí y nuestra glándula pineal y los procesos de recuperación de datos de las esferas mentales los siguen usando para proyectar la realidad individual.

Por lo tanto, a la vez que quitamos lo que distorsiona lo que emitimos, hay que seguir sanando, limpiando y eliminando todo aquello que nos limita, bloquea y “ensucia” nuestro cuerpo mental y, luego, con un cuerpo mental limpio y sano, y sin tantos filtros y distorsionadores internos, y con el ruido holocuántico externo siendo anulado por los mecanismos del anterior artículo, entonces los procesos de manifestación y creación del mundo personal de cada uno tendrán otra potencialidad, frecuencia y capacidad de dotarnos de un entramado energético para una realidad mucho más acorde a los niveles frecuenciales de la linea temporal 42, dentro de la que seguimos intentando subir cada vez a los niveles más elevados de la misma.

También te podría gustar...