Eliminando los topes que marcan los límites del resto de planos y cuerpos sutiles

vibracionorto

Las frecuencias que limitan la realidad física de las que hemos hablado en el último artículo pudieran parecer cosa de ficción para algunos, pues la sola idea de que en la mente humana esté codificado que se considera “sólido” y que no, diluye mucho los conceptos de cómo es la realidad y la construcción del mundo que creemos percibir con los sentidos como inmutable. No vamos a repetirnos mucho, solo recordar lo que hemos mencionado a lo largo de múltiples ocasiones, el mundo que vemos como “tangible” a los sentidos solo lo es en apariencia, siendo una proyección holocuántica suma de la proyección individual de las 7500 millones de personas que existimos en estos momentos en el planeta a través de nuestra glándula pineal, por lo tanto, son nuestras mentes y nuestras programaciones las que marcan que es sólido y que no lo es, que pertenece a los límites frecuenciales de un nivel de la estructura de la Tierra y que pertenece a otro, que podemos decodificar y “ver” y que no podemos ver, etc. Al quitar los topes y umbrales máximos y mínimos, como hemos hecho con la petición de la última entrada, hemos diluido un poco esos márgenes, de manera que, nuestra proyección holocuántica personal, ahora toma como perteneciente al mundo “material”, el de todos los días, márgenes frecuenciales más allá de lo que hace una semana tomaba como límites para el mismo.

Posibles cambios en la percepción

Los cambios en la percepción que se hayan podido producir para algunos con esta eliminación de barreras no son más que el producto natural de haberle dicho a nuestra psique que lo que antes era “invisible” o no tenia que ser tomado en cuenta, ahora si que tiene que hacerlo, y como los programas de la psique no evalúan ni toman decisiones por ellos mismos para determinar si esto es “bueno” o “malo”, “correcto o incorrecto”, ejecutan simplemente tomando frecuencias y paquetes de datos que antes desechaban al repositorio del subconsciente como parte de los paquetes de datos que no servían, pero que ahora han de formar parte de la realidad consciente, tangible y material del mundo de los sentidos.

Para otros, que no hayan visto acrecentados su nivel de percepción, tampoco supone ningún prejuicio, pues el límite frecuencial o tope vibracional que impedía al cuerpo físico-energético elevar su vibración más allá de ciertos umbrales ha sido removido, pero, por la misma configuración, miedos, bloqueos y limitaciones de los procesos de captación y decodificación de estos paquetes de datos “energéticos” que ahora reciben y no son descartados, pero tampoco procesados correctamente, siguen sin percibir nada más allá de lo que ya percibían. En estos casos, otras cosas que en el futuro iremos quitando ayudarán con este trabajo de decodificación del mundo energético que nos rodea, el que ahora “no vemos”, y conseguiremos activar poco a poco una gran parte de las capacidades latentes que todos poseemos, simplemente también cuando nuestro proceso evolutivo, nivel de consciencia y expansión de la misma, esté listo y preparado para ello.

Finalmente, las otras peticiones que ya tenemos en marcha, la de reforzar el sistema energético y sus estructuras, y el refuerzo de los sistemas de comunicación entre diferentes partes del cuerpo se pueden seguir haciendo regularmente, sin necesidad de que sea de forma tan intensa como estos días, como mera rutina de mantenimiento energético combinándolo con las peticiones y el trabajo que vamos a seguir realizando cada semana.

Quitando los topes del resto de cuerpos sutiles

Bien. Si ahora hemos quitado los topes “vibracionales” que impedían a las partículas que forman el cuerpo físico-energético subir de nivel más allá de los límites de lo que creemos que es este mismo plano “sólido”, vamos a hacer con lo mismo con los límites del resto de cuerpos sutiles. ¿Qué significa esto? Significa que para que podamos movernos a otro nivel frecuencial, esa “nueva Tierra” o nueva matrix 15,6Hz, hay que eliminar todo lo que impide que la frecuencia y vibración de cada una de nuestras partículas alcance la vibración base requerida para el cambio. Como ya podéis imaginar, ninguno de nosotros ahora, en este planeta, tiene la frecuencia de resonancia lista y apta para poder dar ese salto evolutivo si estuviera terminado, hipotéticamente, el puente de paso a la nueva matrix (que está y sigue en construcción). A pesar de tener los cuerpos en la línea 42, aun estamos lejos de “vibrar” en la frecuencia correcta para sintonizarnos con siquiera la parte más baja de la vibración más densa de la “nueva Tierra”.

Una vez los topes físicos están fuera y el cuerpo denso puede empezar a subir más allá de lo que tenia programado para subir, toca pues hacer lo mismo con el resto de cuerpos sutiles.

Una codificación en todos los niveles

¿Porqué tenemos codificado unos umbrales de vibración en cada cuerpo sutil que nos forma? Para que la estructura del ser humano se acomode hasta cierto punto a la estructura del planeta en el que estamos llevando a cabo esta experiencia evolutiva.

La Tierra tiene su propia estructura de cuerpos, el físico, el etérico, el mental, etc. Estos planos terrestres están acotados también en vibración, mucho más amplia en márgenes que nuestros cuerpos sutiles, pero muy bien estructurados para que todo el planeta posea un entramado coherente y cohesionado para permitir la vida consciente en el mismo en todos sus niveles. Por lo tanto, las estructuras de aquellos que estamos en el planeta encarnando, usando estos avatares físicos para nuestro crecimiento y experimentación, tienen que ajustarse a la estructura planetaria. De ahí que el cuerpo físico sea el vehículo para que nuestra consciencia use el plano físico de la Tierra, nuestro cuerpo etérico es el vehículo para desplazarnos por el plano etérico, el cuerpo mental es el vehículo de la consciencia para el plano mental, etc. Ahora, necesitamos ajustar nuestros cuerpos a la estructura de la nT, no de la actual y, por lo tanto, nuestros componentes y cuerpos han de cambiar para que nuestras partículas se sintonicen con la nueva “matrix 15,6Hz” y no con la de 7,8Hz, aunque su frecuencia actual sea algo mayor.

Así, el siguiente paso es eliminar los topes que marcan a los cuerpos cuales son los límites de la matrix 7,8Hz, que ya no los queremos, los hemos de transcender y hemos de dejar de usarlos como referencia para imbuir en nosotros los límites frecuenciales de la nueva Tierra que serán los que nuestras partículas usarán como nivel mínimo y máximo para poder ajustarse a la vibración de cada plano de esa nueva matrix antes de hacer el cambio cuando toque en varios años a la vista.

¿Qué pasará si mis cuerpos sutiles tienen unos umbrales relacionados con la vibración de la nT y aún estamos en la realidad sólida y energética de la matrix actual? No pasará nada, en el sentido de que no vamos a experimentar ningún desajuste por ello. Le vamos a indicar a nuestra programación que, a partir de ahora, nuestros umbrales de vibración serán los de la nueva realidad 15,6Hz, y cuando podamos, en el futuro, nos sintonizaremos con ella, sin problema alguno que ahora sigamos resonando con el entramado energético actual que no nos permita pasar de los 12 o 13Hz actuales en algunos puntos del planeta, o de los 10-11Hz en la mayoría del mundo para la mayoría de personas.

Petición de reprogramación

Por lo tanto, para eliminar y reasignar los nuevos valores en la programación de nuestro paradigma, en la esfera mental preconsciente y en su capa correspondiente del cuerpo mental, usaremos la siguiente petición a nuestro ser o Yo Superior :

Solicito que se eliminen los topes, umbrales y límites frecuenciales relacionados con la realidad actual de 7,8Hz en su versión global presentes en mi paradigma, en mi programación mental y en mi cuerpo mental, en mi ADN y en los diferentes componentes, como el punto de anclaje, que limitan y bloquean los cambios frecuenciales en mi al tener como referencia los niveles vibracionales de la realidad en la que me encuentro. Solicito que se reajusten estos umbrales tomando como referencia, para todos los cuerpos sutiles y estructuras que me forman, los niveles y márgenes de la llamada matrix 15,6Hz, es decir, umbrales que se encuentren al menos una octava por encima en vibración de la octava actual del planeta Tierra. Solicito que se reajusten todos los componentes hacia arriba para que el nuevo límite de vibración de las partículas de cada uno de mis cuerpos sutiles sea el nivel máximo de la nueva realidad que está en construcción, eliminando los topes y márgenes actuales para permitir la elevación frecuencial de toda mi estructura al nivel máximo al que se pueda llegar en cada momento con el proceso de cambio evolutivo que estoy viviendo. Gracias.

Con esto preparamos ya la estructura para que pueda subir hasta niveles de frecuencia enormes y, habiéndola ajustado y reforzado con las primeras peticiones, no tendría porqué haber mayor incomodidad ni molestias al hacerlo. Aquellos en la línea temporal 33 también pueden ejecutar esta misma eliminación de topes, pero, como hemos explicado, al llegar al límite frecuencial que marca el subnivel más alto de esa línea sus partículas no podrán seguir subiendo de frecuencia al estar la membrana que separa ambas líneas ya cerrada y bloqueando completamente el paso entre corrientes temporales. Eliminar los topes, de todos modos, y para todo el mundo, permitirá siempre acceder al nivel máximo de frecuencia al que cada uno pueda acceder según el estado de su estructura, vibración y nivel evolutivo, siendo más que recomendable para poder seguir adelante con el camino que tenemos que recorrer y lo que aun está por venir.

También te podría gustar...