2

Una vez los campos “base” del cero y del uno estuvieron “creados” y operativos, y los propios procesos reguladores del movimiento, combinación y estructuración de las mónadas funcionaban a la perfección, se inició la creación de campos “superiores” para poder formar elementos más complejos, y más rápidamente, más allá de incrementar “un” grado cada vez “algo” para crear otro “algo”. De esta manera, duplicando la velocidad de combinación de la energía del “uno”, se crea el campo numérico del “dos”.

El número dos es el sustrato para procesos relacionados con “doblar” algo, de manera que todo lo que existía cuando se iba creando el universo, se iba “duplicando” para poder acelerar este proceso de creación. Como el “uno” podía ya dar forma al molde básico energético de algo, ese “molde” se “copiaba” a si mismo usando la energía del campo “dos”, pues duplicaba todo aquello que fuera necesario para obtener “dos veces más” de lo que ya existía. Si en los planos superiores de toda galaxia, sistema solar o planeta había una estructura determinada que se podía usar en muchos otros niveles, se usaba la combinatoria energética del “dos” y entonces tenías “dos” estructuras listas, y luego usabas la combinatoria del dos de nuevo y obtenías “cuatro” estructuras energéticas iguales, y así podías coger todo aquello que había sido creado y duplicado, e “instalarlo” en cualquier punto del espacio, del tiempo, del universo, de las dimensiones, etc., para poder ir “montando” las piezas del “Lego” que forman la “región de lo manifestado.

A nivel de cualidades o características, el dos siempre sirve para poder clonar y aumentar la cantidad de algo ya existente creado por el “uno”, por ejemplo en el proceso de mitosis de una célula, que al separarse “en dos”, obtenemos de una célula principal, dos células, y de esas dos células obtenemos cuatro, y de esas cuatro células obtenemos ocho, y así hasta que el cuerpo humano se forma con millones de ellas mucho más rápidamente que si hubiésemos creado célula a célula usando la energía sumatoria del campo numérico “uno”.

En nuestra psique colectiva, y a través de la combinación de los arquetipos presentes en el plano mental de la Tierra, en estos momentos el campo numerológico del “dos” tiene conectados los conceptos de crecimiento, expansión, evolución y ampliación de “algo”, así como los arquetipos que nosotros asociamos a rasgos de la personalidad como lo son las cualidades de productividad, la capacidad de hacer múltiples cosas a la vez, los potenciales de expansión de aquello en lo que se ve involucrada la persona y el ser capaz de hacer crecer lo que nos propongamos.

Estos atributos, en general, están todos relacionados con esa cualidad de crecimiento del campo numerológico del dos y, por lo tanto, todo lo que resuene con ello, se verá conectado a este número y a su energía.


librosCurso online de desprogramación mental, sanación energética y estructura de la realidad – nivel 1

Este curso te adentra en la estructura y componentes que forman nuestra psique: las esferas mentales, la esfera de consciencia, el cuerpo mental, el patrón conductual, el programa ego, los centros de control, etc. Un curso para sanar, desprogramar y comprender el funcionamiento de los potenciales internos que posee el ser humano y el funcionamiento de nuestra realidad.