Glosario

Puesto que a lo largo de los años hemos ido usando diferentes nombres, abreviaturas y terminología específica para explicar los conceptos expuestos en el blog, aquí tenéis un glosario resumen de los más importantes para vuestra referencia si alguno de ellos no os resulta familiar.


  • REC: Razas en control (asimoss, amoss, zuls, alomiss, animiss): Posiblemente todos sabéis que las dos razas principales que frenan el avance de la humanidad y el avance del paso evolutivo son aquellas que los sumerios llamaron “Anunnakis, por un lado, y la que los ufólogos generalmente llaman “Dracos. Estos nombres no tienen “poder” porque son “inventados” por los seres humanos, de manera que, al no poder usar el verdadero nombre con la verdadera vibración, no tenemos tanta facilidad para combatir aquellos que nos manipulan. Es como si vosotros, siendo vuestro nombre real Antonio o Sofía, os llamaran Francisco o Irene, dotando de menos “impacto” cualquier interacción con vosotros que se pueda producir, o reduciendo el alcance energético de las formas mentales y peticiones que se hagan en contra vuestra, pues no se está usando la vibración correcta del nombre real que tenéis asignado y correlacionado con vuestra estructura física, energética y mental, y, por lo tanto, si hacen algo contra “Francisco” siendo Antonio el verdadero nombre, energéticamente hablando, “Antonio” no recibe la fuerza o el impacto, ya que hay una “pantalla mental” asociada a otra vibración que recibe aquello que es emitido contra vosotros, pero que no está dirigido a la verdadera frecuencia del nombre que os representa.

    Algo así pasa con los entes y razas que están detrás de la manipulación de la raza humana, al no llamarlas por el nombre adecuado, no tenemos tanto poder sobre ellas. Si oyéramos una conversación telepática entre dos miembros de las razas que denominamos “Dracos”, oiríamos que ellos se refieren a sí mismos con el nombre de “Amoss”, pues el nombre que nosotros damos a su constelación de origen, “Alfa Draconis”, ellos la llaman “Amiris” y de ahí, “amoss”. Si oyéramos o sintonizáramos una conversación mental entre dos Anunnakis, oiríamos que ellos se denominan a ellos mismos “Asimoss”, que, como veis, es muy parecido a “amoss”, ya que, de algún modo, las diferentes razas que forman el conglomerado que los antiguos sumerios denominaron Anunnakis, son parientes lejanos de estos primeros. Por lo tanto, “amoss” y “asimoss” son dos nombres mucho más potentes para poder reducir el impacto en la psique y contrarrestar el poder sobre nosotros que el uso de los términos “Dracos” y “Anunnakis”. Por otro lado, puesto que no están solos, sino que otras razas menores y subyugadas a ellos se encuentran formando parte del elenco de fuerzas y entes que frenan y actúan contra la humanidad, tenemos que hacer lo mismo también con estas. La raza que tiene unas características “insectoide” es denominada “Zul” por ellos mismos, y la raza que tiene unas características “mantis” es denominada “Alomiss” por ellos mismos. Finalmente, una raza que tiene características “hormigoides” (como hormigas bípedas) se llaman a ellos mismos “Animiss”. Por lo tanto, aunque otros nombres que hayáis podido oír también sean correctos, es decir, aunque otras denominaciones hayan sido usadas para referirnos a estas cinco grandes razas en control, tenemos que usar el nombre que las mismas razas y grupos se otorgan internamente, porque es el nombre que está asociado a su inconsciente colectivo.


  • SC: Sistema de control. Bajo gestión de REC, se encuentra un complicado y detallado sistema de gestión de la humanidad formada por humanos, que, en sus niveles superiores, tienen contacto directo con REC y que en sus niveles inferiores son simplemente “operarios” y miembros de diferentes estratos de poder en la sociedad. Este SC está formado por 10 niveles de poder, y estructurado en círculos concéntricos para la protección del círculo más interior que corresponde al mayor nivel de poder. En el nivel 1 están asimoss, en el 2 el resto de razas (amoss, alomiss, animiss, zuls y otras menores), en el nivel 3 y 4 y hasta el nivel 10 ya sus integrantes son humanos. El diagrama genérico de SC lo podéis descargar aquí en este pdf.


  • Irdin: Es el idioma común que usan las aproximadamente dos millones de especies y razas conscientes que existen en nuestra Vía Láctea como lenguaje de comunicación “interespecies”. Es decir, aunque cada raza o especie tenga sus propias características lingüísticas y su forma de comunicarse, se desarrolló hace eones de tiempo una especie de “esperanto galáctico” al que toda civilización que llega a un cierto nivel evolutivo y de desarrollo (al que la humanidad todavía no ha llegado) se le da acceso y se le “enseña”. En nuestro planeta, idiomas antiguos como el sanscrito tienen algo de Irdin, pues algunas de las razas que llegaron a la Tierra hace millones de años trajeron parte de su vocabulario con ellas y algo traspasó y quedó en el desarrollo del sanscrito y algunas otras lenguas ya desaparecidas.


  • Kumar: El nombre de Kumar como “logos planetarios” proviene del idioma Irdin, que hemos comentado que es una especie de “esperanto galáctico”. Kumar es el nombre que el logos planetario se da a sí mismo, pero ni siquiera es su nombre “original”, pues Kumar significa “joven”, y es un nombre que le fue “asignado” por nuestro logos solar “Rawak” cuando Kumar se incorporó como el ser que iba a gestionar este planeta en sus orígenes y en el momento de su creación. Siendo el logos más “joven” de todos los otros logos planetarios de nuestro sistema solar, Rawak le llamó “Kumar” y “Kumar” aceptó este apelativo, algo así como si nosotros llamáramos cariñosamente “peque” a nuestro hijo y entonces todo el mundo lo llamara “peque”. No es exactamente la misma analogía pues Kumar no es “hijo” de Rawak, en ningún sentido, pues son dos logos de enormes diferencias evolutivas, tanto que uno usa un planeta para su crecimiento y evolución, y el otro usa una estrella, algo que solo está disponible para jerarquías más elevadas. Este nombre, por otro lado, no tiene nada que ver con los arquetipos de “Sanat Kumara” que pertenecen a los sistemas de creencias “nueva era” creados por el sistema de control en el planeta.

    ¿De dónde viene entonces el nombre de “Gaia”? Gaia no es un nombre “real” para el logos planetario, sino el nombre acuñado hace varias décadas por el escritor William Golding, amigo de James Lovelock, autor de la teoría que visualiza a la Tierra como un sistema autorregulado, quien cuenta de donde viene el nombre de su hipótesis:

    “Surgió en la década de los sesenta, cuando el escritor William Golding, que posteriormente ganó el Nobel y muchos otros premios, era vecino y amigo de Lovelock. Ambos vivían en la localidad de Bowerchalke, a unos veinte kilómetros al suroeste de Salisbury, en el sur de Inglaterra. Hablaban con frecuencia de temas científicos en sus paseos por el pueblo o en el bar de la localidad, el Bell Inn. En 1968 o 1969, durante un paseo, Lovelock contó su hipótesis a Golding, que se mostró muy receptivo, ya que a diferencia de la mayoría de literatos, había estudiado física en Oxford y comprendía plenamente la ciencia del razonamiento. Se entusiasmó y dijo: “Si tienes intención de presentar una idea de ese calibre, sugiero que le des un nombre de ese calibre, sugiero que le des un nombre apropiado: yo propongo Gaia”.

    A Lovelock le encantó la sugerencia; era una palabra, no un acrónimo, y ya entonces veía la Tierra en cierto sentido como algo vivo, al menos en la medida en que parecía regular su propio clima y su propia química. Pocos científicos están familiarizados con los clásicos, y no saben que a Gaia se le llamaba también “Ge”. Ge, claro está, es el prefijo de las ciencias de geología, geofísica y geoquímica. Para Golding, Gaia, la diosa que impuso el orden sobre el caos, era el nombre apropiado para una hipótesis sobre el sistema de la Tierra que regulaba su clima y su química para mantener la habitabilidad.”

  • Rawak: Nombre en Irdin para el “logos solar”, es decir, el ser que usa nuestra estrella como vehículo evolutivo y “avatar”.
  • Umar:  Nombre en Irdin para el “logos regional” de la zona de la Vía Láctea donde nos encontramos. Es, por decirlo de alguna manera, el “superior jerárquico” de nuestro logos solar.
  • Eur: Nombre en Irdin del logos “galáctico”, el ser-consciencia que rige la Vía Láctea.
  • Uan: Nombre en Irdin del logos “cósmico”, el ser-consciencia que rige nuestro universo.


  • IC: Inconsciente colectivo: Campo mental y energético presente en el plano mental del planeta que recoge y almacena cualquier idea, pensamiento, forma mental, etc., generada por la humanidad desde sus inicios. Todos estamos conectados al inconsciente colectivo a través de unos filamentos energéticos presentes en la parte de atrás de la cabeza correspondiente al nivel de la psique que llamamos la esfera mental preconsciente.


  • LT 33/42: Línea temporal 33/42. Una línea temporal es una sucesión de eventos, vista desde un punto de vista “material” o físico, así como una corriente energética, vista desde el plano mental y etérico del planeta. La realidad común, así como las realidades individuales de cada persona, se sustentan sobre las corrientes energéticas de la línea temporal a la que la persona está sintonizada, habiendo solo dos macro líneas presentes en la Tierra para la humanidad. La línea 33 tiene una vibración que va desde los 7Hz aproximadamente hasta los 11Hz, y la línea temporal 42 va desde los 11Hz hasta los 15,6Hz aproximadamente. La línea temporal 33 es una línea en bucle, no permite el paso de nivel evolutivo. La línea temporal 42 es la línea de “cambio de nivel” o paso evolutivo de la humanidad hacia la “nueva Tierra”. Los números que las identifican dependen de la posición del plano mental donde se originan.


  • YS: Yo Superior. Todo ser vivo en el universo, en cualquier universo, todo ser consciente, posee lo que se puede visualizar como un “orbe” de pura consciencia conectado a su avatar, pero fuera del mismo. Como si hubiera un enorme globo de pura energía consciente conectado a tu cabeza. Esa analogía es algo así como la estructura de conexión que el concepto del Yo Superior representa. El Yo Superior de cualquier ser vivo (plantas y animales no poseen Yo Superior individual sino “alma colectiva” o “campos conscientes colectivos” que son quienes rigen la evolución de cada especie) es un orbe que procede de cada “logos galáctico” en el que ese ser vivo o avatar se encuentra, o bien procede de otras jerarquías o seres muy avanzados que hacen de intermediario entre el avatar y el concepto de la “Fuente”, que es erróneo en muchos casos por que la vida en cada galaxia depende siempre de su “logos”, muchos niveles por debajo de lo que podríamos llamar la “fuente” primaria de cada “anillo o nivel de la Creación”, un tema que ya tocaremos en algún otro momento.

    El YS enlaza con la esfera de consciencia de la persona, que se encuentra ubicada en su cuerpo mental, en la parte alta, así como conectada a la mente, que está formada por seis esferas, y contiene todo el “software” que nos permite gestionar la realidad y el avatar que poseemos, a través de las conexiones con el cerebro que viene a representar la CPU o el procesador “físico”, siendo la mente los programas de gestión y el cuerpo mental el disco duro o el repositorio de datos y la esfera de consciencia la “inteligencia artificial” del ser humano. Todo el conjunto nos permite tener una personalidad, un comportamiento, y nos permite crear, decodificar y analizar una realidad que es holocuántica, un holograma, pues es proyectada desde la glándula pineal por todos y cada uno de nosotros dando lugar a una macro realidad común que todos vemos como “el mundo de ahí fuera”. El Yo Superior al no estar ni siquiera dentro de las estructuras del planeta, pues posee su propia “dimensión”, frecuencia y vibración fuera de todo lo conocido por nosotros, está libre de todo filtro, bloqueo, ataque o intento de distorsión de aquello que sabe o, por naturaleza, puede saber, comunicar o explicar a su “contrapartida” terrenal, el avatar con la personalidad que este posee. De manera que la información que nos llega es siempre la información que desde esos niveles se tiene sobre la visión de lo que está sucediendo en nuestro planeta y que, además, es consensuada, como hemos explicado anteriormente, entre todos los Yo Superiores.

  • nT: “Nueva Tierra”: Dentro de las explicaciones que hemos dado sobre el paso de nivel evolutivo se encuentra el término “nueva Tierra”. Se trata de una estructura que duplica la estructura actual de la realidad 7,8Hz, pero al doble de la misma, es decir, 15.6Hz, una octava por encima. Esto significa que nuestro logos planetario está construyendo una “nueva Tierra” acoplada y “encima” de la “Tierra actual”, que será el “hogar” de todos aquellos que completen la transición a ese nuevo nivel evolutivo por el que estamos trabajando desde hace tiempo. La nT, por lo tanto, es una estructura planetaria cuya frecuencia base es de 15,6Hz en su vibración más baja, haciendo imposible que sea percibida desde la realidad actual para todos los seres humanos cuya vibración media está entre los 7Hz y los 11Hz para la mayoría, excepto para aquellos en la LT42. La nT posee, pues, un plano físico 15,6Hz, uno etérico, uno mental, uno causal, etc. y en estos momentos está casi completa, faltando un par de años (a fecha de 2020) para que se termine de formar el plano físico de nT que será donde la nueva humanidad podrá “crear” su nuevo hogar y donde tendrá lugar el siguiente nivel evolutivo. En el blog hay mucha información al respecto desde finales del 2017 hasta los artículos más recientes para terminar de comprender el proceso de construcción y formación que se ha dado para ello. 


  • Mónadas:  El término “mónada” se usa para definir a la partícula más pequeña en la que puede ser dividida la estructura de la “Creación”. Sabemos que todo está constituido por átomos, formados por protones, neutrones y electrones, formados por partículas como los quarks y diferentes tipos de partículas cuánticas. Si pudiéramos seguir dividiendo casi ad infinitum, nos encontraríamos millones de órdenes de magnitud más pequeños, la partícula finalmente “indivisible” que forma el “bloque básico” de la estructura de todo lo que existe. El término proviene de la escuela esotérica pitagórica y es usado como referencia en enseñanzas metafísicas. Las “mónadas” están formadas por tres polos o vórtices: positivo, negativo y neutro. Son tres vectores que según como se combinen en dirección e intensidad, forman cargas energéticas positivas, negativas o neutras. Además, los tres vórtices y su interrelación dan lugar a los tres atributos de toda partícula de la Creación: la consciencia, la energía y la materia. Esto quiere decir que toda partícula tiene consciencia, en su nivel de existencia evidentemente. Toda partícula contiene carga energética (sea de la polaridad que sea) y toda partícula puede ser usada para crear materia. La consciencia surge por un mecanismo de retroalimentación entre mónadas, la energía es producto de la velocidad de rotación de la mónada y la materia depende de la “densidad” y vibración de la energía. Estos tres atributos están supeditados jerárquicamente, de manera que para cambiar algo “material” hay que modular y alterar su aspecto energía, pero para cambiar la energía de algo, hay que cambiar su aspecto consciencia. Solo así se pueden efectuar transmutaciones completas o cambios reales en la realidad, en el mundo, en el ser humano, en la vida, etc..