Juegos matemáticos con el 33 y el 42, líneas temporales y el origen de la numeración de los carriles

mentl

Hace unos días compartí por el canal de telegram una noticia que me había enviado un buen amigo sobre un problema matemático que involucraba los números 33 y 42 y que acababa de ser resuelto, algo que se llevaba tiempo intentando y cuyas variables, 33 y 42, eran las dos únicas incógnitas pendientes por “resolver” de una ecuación que, decía el artículo, posiblemente se remontaba ya a tiempos de los antiguos griegos aunque, más modernamente, era un problema que había tenido ocupados a los matemáticos desde hace varias décadas.

¿Por qué el 33 y 42 se encuentran entre los parámetros y números que aparecen por doquier en diferentes algoritmos, mediciones y elementos “comunes” que usamos en nuestro día a día, más allá de estos complejos problemas matemáticos?

Si os dais cuenta, muchas de las bebidas que consumimos vienen en botellas o latas de 33 cl, muchos de los acontecimientos y eventos más “negativos” suceden relacionados con el número 33 (número de personas involucradas, duración de situaciones, etc.) y, en general, el 33 aparece allá donde haya algo de “baja vibración” involucrado, mientras que el 42 aparece cuando es todo lo contrario, sin que sea extremadamente negativo en un caso, ni extremadamente positivo en otro, ya que simplemente puedes ver el número 33 en tu reloj y darte cuenta que acabas de perder el autobús al llegar a la parada por unos meros segundos, o acabas de ver un anuncio de algo que vale 42 euros y resulta que al girar la vista ves a un amigo cruzar por la otra acera. Son indicadores de este tipo de situaciones “mundanas” a pequeña escala en la realidad de cada uno, y luego, extrapolándose a nivel macro, son indicadores de energías con una cierta vibración que terminan por “compactarse” en dos macro carriles energéticos que corresponden a las líneas temporales 33 y  42.

Pero, ¿por qué  el 33? ¿por qué el 42 y no el 17 o el 231?

Había explicado en el blog hace algún tiempo que los números 33 y 42 no son aleatorios, sino que “surgen” de las posiciones en el plano mental desde las que parten los dos carriles temporales que “bajan” todos los eventos y escenarios mentales hacia el plano etérico, y de ahí hacia el plano físico para su manifestación. Pero, de nuevo, ¿por qué no surgen estos carriles de las posiciones del plano mental 56 o de la posición 189?

El plano mental de nuestro planeta es una estructura muy definida en “cuadrículas energéticas”, como si fuera una enorme “matriz 5D” que contiene en su interior a la estructura etérica y esta, a su vez, contiene en su interior a nuestra estructura física. Aunque los diagramamos como esferas contenidas unas dentro de otras, y es correcto hacerlo así, la estructura de la “esfera o nivel mental” del planeta está subdividida en espacios pentadimensionales (bloques de 5 dimensiones cada uno, cuatro espaciales y una temporal, que permite el desplazamiento de las diferentes esferas de consciencia de todos los seres que habitan nuestro planeta para generar la percepción del tiempo, como habíamos explicado en la respuesta a la pregunta #157).

Cada bloque del plano mental, por lo tanto, tiene un “número” según su posición en el conjunto de la estructura mental, y esta numeración viene dada por la frecuencia de vibración de las partículas que forman esa parte concreta del entramado total.

moyu-15x15

Aunque esta explicación se va complicando, simplemente imaginad que el plano mental de la Tierra fuera como un enorme cubo de Rubik 5D, y en cada sub-cubo de la estructura hay diferentes energías mentales y componentes. En algunos de esos “sub-cubos” se encuentran los inconscientes colectivos de las diferentes especies de flora y fauna, en otros sub-cubos se encuentra el IC 33 y el IC 42, en otros sub-cubos se encuentran los ICs nacionales, regionales, locales, etc. A veces, estos campos de energía abarcan más de un “sub-cubo” o bloque, así que, además, imaginad que el “cubo de Rubik mental” está compartimentalizado en siete subniveles de “abajo arriba”, una octava, donde en el subnivel 3.1 (el plano mental es el tercer plano) se encuentran los campos y energías que forman principalmente la realidad humana con todos sus egregores, escenarios, inconscientes colectivos, etc., en el subnivel 3.2 se encuentran diferentes arquetipos, sistemas mentales de coordinación de los campos del 3.1 y otros mecanismos de gestión de la realidad en el planeta, y en el plano 3.3 se encuentran otro tipo de energías mentales y los “hábitats” para seres que habitan en este nivel como su “hogar” y que nosotros muchas veces hemos denominado “fuerzas y jerarquías planetarias” de forma genérica ( y que también usan muchos otros niveles superiores al 3.3 y del resto de planos de mayor vibración de la Tierra).

Entonces, volviendo a la pregunta, ¿por qué en el “cubo 33” o en el “cubo 42” se inician las líneas temporales que ya conocemos?

Habíamos explicado  también que, inicialmente, existían muchas otras líneas temporales en el planeta a nivel macro y que estas habían ido colapsándose y agrupándose entre sí, aglutinando por frecuencia de resonancia todos los eventos mentales de una vibración más o menos parecida en uno de los bloques del plano mental, y todos los eventos de otro tipo de vibración  en otro. Es como si dijéramos: “todos los escenarios y fotogramas “estáticos” que tienen la vibración similar a A los vamos a juntar en el bloque 33 del plano mental, para que luego caigan al plano etérico y de ahí se manifiesten como escenarios físicos y sólidos en el mundo de los sentidos. Todos los fotogramas estáticos y escenarios que tienen la vibración similar a B los vamos a juntar en el bloque 42 del plano mental y de ahí caerán al plano etérico y se materializarán en el plano físico. “

Cuando había más “bloques” que aglutinaban y se repartían estos escenarios y formas mentales que dan inicio a la creación de la realidad, existían diferentes posibilidades de que un ser humano recorriera su carril temporal por otras líneas que ahora ya no están disponibles, pues con los cambios en la estructura del planeta para crear la nueva Tierra 15,6Hz, tuvo que “reducirse” el espacio destinado a la Tierra 7,8Hz y muchos “bloques mentales” fueron liberados para poder ser usados como sustrato base para el plano mental 15,6Hz.

Así, imaginaros entonces que de nuestro enorme “cubo de Rubik mental 5D”, la mitad o más del “cubo” ahora pasa a estar asignado a procesos y sustrato para la construcción del nuevo plano mental 15,6Hz, quedando solo un número pequeño de “bloques mentales” para el sostenimiento de la realidad 7,8Hz. Al haber menos “espacio mental” para la realidad actual que hace de “hogar” para la humanidad, todos los escenarios y energías mentales empezaron a “comprimirse” y trasladarse hacia los espacios mentales libres no usados para la creación de la nueva Tierra y, finalmente, solo dos “sub-cubos”, el que tenía la posición 33 y el que ocupa la posición 42, fueron “designados” por la consciencia planetaria, Kumar, para alojar los eventos, energías y campos para las dos macro realidades y líneas temporales que quedaban activas en el planeta: la 33 como la LT que sustenta la realidad “actual”, cíclica y recurrente de la mayoría de la humanidad, y la 42 como la LT que sustenta el carril de paso a la nueva Tierra 15,6Hz.

Esta asignación de números no fue del todo aleatoria porque “solo” quedaran esos “huecos” al usar el resto para la construcción del nuevo plano mental, sino que las partículas que forman el cubo 33 5D del plano mental tienen una vibración que se encuentra entre los 7 y los 11Hz de media, mientras que las partículas que forman el cubo 42 5D del mismo plano mental tienen una vibración que va desde los 11Hz hasta casi los 15,6Hz, por lo tanto, el único carril evolutivo que permitía un “camino de salida” desde la realidad actual 7,8Hz hasta la realidad 15,6Hz era un carril que estuviera conectado y usara la vibración del cubo 42, y ahí fue donde entonces se “ancló” (hace ya siglos) el carril temporal de mayor vibración que iba a dar lugar, mucho tiempo después, a la línea de paso hacia el siguiente nivel evolutivo.

El futuro de la línea temporal 33

Soy consciente de que este tema es complejo, pero espero que si leéis todo esto con calma varias veces y lo vais digiriendo poco a poco, se entenderá mejor el significado y la aparición de los números 33 y 42 en la vida cotidiana, en problemas matemáticos como el mencionado al inicio y en el devenir de nuestra sociedad. Ahora mismo, puesto que la línea temporal 42 está ya bien encaminada, estará muy protegida con las membranas que se están instalando y en menos de un año se abrirá el puente de paso de una a otra, la preocupación es que hacer con la línea temporal 33, su futuro, su devenir, hacia qué escenarios nos lleva, quién conseguirá tener el control total del IC 33 como habíamos explicado en esta otra respuesta a la pregunta #156), pues todo lo que se “forme” en el cubo 33 del plano mental a nivel energético, es lo que luego vamos a ver manifestado en el plano físico para la LT33, y ahí es donde nos jugamos el destino de la mayor parte de la humanidad que difícilmente conseguirá, por falta de consciencia, conocimiento e interés, dar el salto a la 42 y de ahí seguir su camino hacia la nueva Tierra.

Quizás nos toque, ya veremos, centrarnos más en artículos y peticiones para intentar corregir el rumbo de esta LT33 en el futuro, no lo sé aún, lo tienen que decidir nuestros Yo Superiores y yo os iré publicando lo que el mío y aquellos que me asisten me expliquen al respecto, y lo que llegue a entender y comprender de todo esto a medida que vayamos avanzando por las diferentes octavas que están en marcha, tanto para seguir luchando contra el sistema de control en todos sus niveles como para seguir ayudando a los que están en la 42 a moverse lo más rápidamente posible hacia el subnivel 21, antesala del paso a la nueva realidad y nivel evolutivo.

También te podría gustar...