Mejorando nuestro descanso nocturno- procesos del sueño

suenos

Vamos a tratar hoy un tema paralelo y aparte de los temas que hemos venido hablando estas últimas semanas, para intentar dar algunas pautas que nos ayuden a mejorar nuestra calidad de vida mientras continuamos con todo el tema de los cambios mentales y energéticos necesarios para el cambio evolutivo.

En este caso, y coincidiendo para muchas personas con el final de las vacaciones de verano, en el hemisferio norte al menos, entraremos a explicar los mecanismos que rigen el tema del sueño y de que sucede cuando dormimos, para optimizar y mejorar los procesos que se dan en ellos.

Activando el modo “horizontal” de descanso

Todos más o menos ya intuís que en el momento en el que el cuerpo se pone “horizontal”, una parte de nuestros procesos mentales lo asocia con el descanso y la recuperación, y es que uno de los programas de la esfera mental subconsciente, al detectar esta posición,  empieza a analizar si es momento de recargar el cuerpo y de ponerlo en modo stand-by. Para ello analiza diferentes factores como los ciclos internos del organismo, para ver si han pasado un número determinado de horas desde la última recarga, si hay luz exterior que pudiera darle pistas sobre los ciclos externos del planeta para saber si es “hora de dormir”, si el cuerpo está cansado, si la cantidad de energía presente en tus tantiens es inferior a la requerida para funcionar adecuadamente, etc.

Si al completar ese análisis saca la conclusión de que es buen momento para iniciar el proceso de recarga, sea por la tarde en una siesta o sea por la noche para dormir, entonces intenta, solo intenta, apagar parte de los procesos de la esfera mental consciente para que esta no esté tan activa, y permita la disminución a su vez de las ondas cerebrales pasando de beta al estado alfa.

Por lo tanto, y en el caso de muchas personas eso es lo difícil, pues estamos siempre dándole vueltas a las cosas en varios niveles de profundidad, nuestra mente subconsciente (que podremos dotar de más poder para ello en las circunstancias mencionadas), pone a ralentizar los procesos, arquetipos y programas de la esfera mental consciente, dándole la orden al programa ego de que minimice el trabajo de todas las esferas para que todo el programa y el cuerpo descanse.

Terminar los procesos en marcha para ponerlos en pausa

Una vez el ego y las esferas mentales han recibido esa orden, intentan terminar de procesar lo que tuvieran en marcha y al completar cada esfera mental la octava que estaba o estaban activas se ponen todas ellas en modo “pausa”, con los mínimos programas para mantener el funcionamiento cerebral, físico y mental en modo “mantenimiento” pero sin activar ninguna de las otras funciones, permitiendo al subconsciente, dentro del arquetipo “recuperación física”, poner en marcha a través del patrón metabólico, los centros de control y el sistema energético los procesos de recuperación, restauración y recarga de todo el sistema físico y sutil.

Así durante los diferentes ciclos que tiene asignado este programa en la esfera mental subconsciente, se ejecutan las diferentes funciones de recuperación a través de las diferentes fases del sueño, incluida la REM, que hemos podido medir en laboratorios con experimentos de sueño. Los ciclos y biorritmos del sueño están codificados en este programa o arquetipo en la esfera mental subconsciente y, si están manipulados, hay implantes, dispositivos, o distorsión en ellos llevan a que muchas personas tengan una mala “noche” (o muchas) en la que no se ejecutan adecuadamente las instrucciones de descanso, haciendo que, por ejemplo, la mente consciente se active cuando no debería, produciendo insomnio porque no se puede apagar y poner de nuevo en modo stand-by, y otras funciones relacionadas que también se ponen en marcha como si la persona ya estuviera en modo beta, que es lo que le sucede a una gran parte de la población debido al estrés, al cansancio, a la manipulación de la psique, a los ataques y manipulaciones energéticas que sufrimos, a implantes y dispositivos etéricos destinados a ello, etc.

Desconectando a la personalidad de la mente

Luego, ¿dónde se “va” la personalidad, el “David” que soy cuando estoy despierto? ¿qué le pasa? Puesto que la personalidad del ser humano se encuentra ubicada en la superficie de su esfera de consciencia en el cuerpo mental, y está conectada al programa ego, cuando el programa ego recibe la petición de los programas de la esfera mental subconsciente de minimizar la actividad mental, también “desconecta”, o pone en modo “off” la conexión desde el ego hacia la consciencia artificial, de manera que la personalidad, queda, durante las horas del sueño, en “stand-by”, activa, pues no “duerme” como tal, sino que al estar desconectada o “minimizada” la conexión con la mente, simplemente “estás”, pero sin que tus procesos mentales estén activos para dotarte de paquetes de datos, información, procesos mentales, pensamientos, etc.

A tal efecto, para tu personalidad, no has “hecho nada” durante la noche (excepto el sueño, del que hablaremos a continuación) y no has sido consciente de lo que ha sucedido en esas horas de descanso. Pero la personalidad no se apaga, sino que simplemente se la minimiza o semi-desconecta de la mente, permitiendo a todo el conjunto entrar en modo ralentizado y en modo recuperación.

Actividades durante el sueño

Bien. Lo que sucede a continuación una vez el cuerpo está dormido, es que el Yo Superior, a veces el espíritu y otras veces, pero menos, el alma, pueden abrir y activar otros procesos que permiten a la personalidad (de nuevo, ubicada en la superficie de la esfera de consciencia) “conectar” con actividades que se llevan a cabo a nivel de alma, de espíritu o por el YS.

Para ser consciente o medianamente consciente de ello, el YS y los procesos de la esfera mental subconsciente que siguen latentes, por orden del YS que manda impulsos y paquetes de datos al centro espiritual inferior, y de ahí a través del sistema nervioso autónomo y del cordón dorado hacia el cerebro, puede inducir que la personalidad sea “consciente” y parcialmente recuerde las actividades oníricas de lo que acontece en los niveles superiores o más profundos durante el descanso.

Si la esfera mental subconsciente está por ejemplo activa ordenando material en el cuerpo mental y la personalidad es conectada a través del centro motor en el interior del quinto chakra a este proceso, la persona revive en sueños parte de lo acontecido en su realidad “material”, viendo las escenas y acontecimientos de forma real o simbólica, según lo que los programas de la esfera mental subconsciente estén destilando y clasificando como información.

Conexión entre encarnaciones

Si el YS desea traspasar información entre encarnaciones, conectar dos vidas paralelas o simultáneas, hacer copias de seguridad del material recibido durante el día, etc., puede conectar a la personalidad a través de las esferas mentales consciente continuo y supra consciente, también la subliminal (y esto nos daría sueños lucidos), con estos procesos, así que la “personalidad” se ve envuelta en sueños que recuerdan eventos de otras encarnaciones, que están relacionados con la conexión con otras vidas, que están llevando a cabo traspaso de información entre realidades paralelas, etc. y, cuando te despiertas, lo que tu personalidad recuerda es el evento de haber vivido, o conectado con otra parte de ti, que puede que no fuera el objetivo que tu YS tenia, sino simplemente el efecto del proceso puesto en marcha por el YS para armonizar, elevar, equilibrar, sanar o traspasar información de una parte de ti a otra.

De esta manera, la personalidad como tal siempre está activa, pero al no estar activos o tan activos los procesos de la mente que gestionan los estímulos del día a día, en la mayoría de los casos al dormirnos nos quedamos en stand-by y no recordamos nada de lo que ha sucedido por la noche, excepto cuando ha habido otros procesos durante el sueño y hemos estado conectados a ellos como hemos descrito.

Así, el cuerpo descansa, la mente también, y los niveles superiores del ser humano aprovechan para hacer otras tareas de mantenimiento, a veces permitiendo a la personalidad humana ser consciente de ello como un sueño o a veces no, dejándola simplemente “descansar” hasta que se completen los ciclos de sueño programados y esa persona “despierte” por la mañana con las pilas recargadas (si hemos dormido bien) o cansados y fatigados si no lo hemos hecho, o con recuerdos de sueños si ha habido parte de los procesos anteriormente mencionados.

Petición para corregir y armonizar

Finalmente, para corregir todo esto, dotar de poder a los programas de la esfera subconsciente para “apagar” al conjunto de la mente cuando sea necesario y eliminar distorsiones en los programas que van a poner en marcha los procesos de recuperación, podemos ejecutar esta petición durante varios días (o semanas) hasta que todo esté de nuevo funcionando perfecta y armónicamente y podamos, por las noches, recargarnos como debemos para poder al día siguiente llevar a cabo nuestras tareas y responsabilidades:

Solicito que se dote de mayor potencial y recursos a los programas de mi esfera mental subconsciente que rigen el control de la psique cuando es necesario recargar y poner en modo de mantenimiento todo mi sistema físico y energético, dotándole de los códigos, energía y parámetros necesarios para incrementar la jerarquía de sus programas por encima de aquellos otros que no son necesarios durante este descanso. Solicito que se eliminen todos los bloqueos, implantes, dispositivos, programas, procesos y elementos que distorsionan mis ciclos del sueño, y las capacidades y programas que se encargan del trabajo de gestión y mantenimiento de mi estructura física y energética durante el mismo. Solicito que se ejecuten los procesos necesarios para la reparación y mantenimiento nocturno con la mayor eficacia posible, armonizando los ciclos y biorritmos de descanso con mis ciclos mentales, emocionales y físicos y eliminando cualquier bloqueo que impida que esto se pueda llevar a cabo. Gracias.

También te podría gustar...