Nuestra encarnación

PreguntasCategoria: PreguntasNuestra encarnación
Alberto asked 2 semanas ago

Hola, David. ¿Por qué aceptamos encarnarnos en un avatar creado por razas “negativas”, máxime cuando ello nos supone ser esclavos y fuente de alimento sin saberlo? ¿Por qué encarnar para que se aprovechen y abusen de nosotros haciéndoles precisamente el juego a quienes se aprovechan y abusan?

1 Answers
David Topí answered 2 semanas ago

La visión desde el punto de vista del alma y del YS es diferente a la visión que tenemos desde nuestra personalidad. Cuando iniciamos, la mayoría de nosotros, nuestro periplo encarnativo y de forma simultánea en la Tierra, nuestros avatares eran troodones y manus, con lo que millones de YS fueron “solicitados” para guiar y animar y asistir en su evolución, así como la de nuestra supralma y alma que fueron creados en esos momentos también.

Luego, con el tiempo, los avatares fueron cambiando, pero no por eso dejábamos de estar ya dentro de este sistema de vida, y puesto que todas las vidas se generan y “emiten” simultáneamente, nos hemos tenido que acostumbrar y habituar a tener avatares diferentes a los que quizás nos hubiera gustado.

Es como si tu intención es conducir y recorrer un camino por el cual vayas a experimentar muchas cosas y crecer mucho, pero te dicen que todos los coches solo pueden ir a 10km/h como máximo y que tiene solo dos marchas. Al final, lo que importa es la experiencia que obtienes de tu paso por la Tierra, y no tanto el cuerpo (coche) que usas o el tipo de carreteras por las que circulas, ni los guardias de trafico, ni los atascos en el camino, ni siquiera los otros conductores que no paran de darte la lata en todo el viaje.

Como digo, la visión y percepción de lo que significa estar encarnado es muy diferente para los niveles superiores de nosotros mismos respecto a lo que la personalidad suele y solemos interpretar.


librosProfundiza y conoce más con los libros y publicaciones de David

Todos los temas que tratamos en el blog han sido desarrollados en profundidad en los diferentes libros y publicaciones que tienes a tu disposición para continuar comprendiendo “el mundo que no vemos”.

También te podría gustar...