Subniveles de la LT42

PreguntasSubniveles de la LT42
David Topí Staff asked 2 semanas ago
Hola David,
Gracias por compartir tu conocimiento en este espacio al que accedo con regularidad para ver las últimas publicaciones. Mi pregunta está relacionada con la subida frecuencial por los diferentes subniveles de la 42.
Grosso modo ¿Existen algunas características comunes que definan en nosotros como debemos encontrarnos a nivel mental, emocional y físico a medida que subimos frecuencialmente por cada una de las 3 octavas de la línea 42? ¿Hay rasgos distintivos para cada nivel frecuencial u octava? ¿Y a nivel de nuestra realidad física y material?
En algunos artículos, creo recordar, se hacía hincapié en ir elevando la frecuencia para intentar subir por encima del subnivel 15, ¿Es este un subnivel “clave” en el que notaremos cambios más “drásticos”? ¿Que se notara o se dejará de notar una vez alcancemos este subnivel?
Por otro lado parece complejo salir de la sopa energética y emisiones disruptivas de las ciudades para mantenerse en el mejor estado vibracional posible. Llegado el momento ¿Consideras que será necesario para acceder al subnivel 21, la migración a un entorno más cercano a la naturaleza lejos del caos urbano?
1 Answers
David Topí Staff answered 2 semanas ago
a) No hay un rango de características como tal que definan cómo debemos sentirnos a medida que subimos de frecuencia, porque la respuesta sería que debemos “sentirnos mejor” en todos los aspectos, pero eso es demasiado subjetivo y no nos sirve para medir o comparar nada. Y es que la línea temporal es como el río que lleva las monadas que luego nosotros recogemos para proyectar nuestra realidad con el contenido de lo que tenemos programado y almacenado a nivel mental. Por lo tanto, cuando “navegas” por un sustrato energético más elevado, y las partículas que han de formar tu realidad tienen un nivel frecuencial más alto, tu realidad es más “alta”. Pero que tu realidad sea más “alta” también es subjetivo, y aunque significa literalmente que las cosas van mejor, más fluidas, más ligeras, más rápidas, no hay ningún parámetro que pueda cuantificar “cuánto” de ligero o “cuanto” de fluido. La manera de darse cuenta de que estás subiendo de frecuencia y que tu realidad va cambiando es analizando la forma en la que las cosas te suceden y comparando con tus recuerdos de cómo te sucedían antes. Esto también es muy subjetivo porque cada uno tiene miles de experiencias “buenas” y “malas”, pero, como ejemplo práctico, si estás en la línea 33 en sus niveles intermedios, “cuesta” tirar adelante con el día a día, la “vida” se resiste en cierta manera, parece que tienes que poner mucho empeño y trabajo para conseguir las cosas. Si estás en la línea 42 en sus niveles inferiores, no cuesta tanto conseguir las cosas, no hay tantos obstáculos, no parece que te cuesta tanto lidiar con tu día a día y parece que “el universo te ayuda” cada vez más. Si estás por encima del nivel 15, parece que las cosas “van solas” en muchos aspectos, todo requiere mucho menos esfuerzo, todo se va consiguiendo y materializando con fluidez y rapidez, etc.

b) Habíamos mencionado la importancia de subir por encima del nivel 15 de la LT42 no porque haya ningún cambio “drástico” sino porque es el nivel al cual la mayoría de entes inorgánicos y “negativos” del planeta ya les cuesta mucho más llegar de forma “natural”. Aquí no hablamos de asimoss y compañía, que se mueven con asistencia tecnológica por todos los niveles de la 42, sino de todo tipo de entes que existen y les asisten, de forma que si tu estructura energética se encuentra por encima del nivel 15, muchos de ellos ya no tienen capacidad de asediarte, acoplarse a ti, conectarse a tu estructura, etc. No nos quita de encima a aquellos que son más poderosos y tienen capacidad de alterar su frecuencia vibratoria para elevarse a los niveles por encima del nivel 15, pero sí que una enorme parte del elenco de entes existentes en la Tierra ya no suelen poder acceder a personas que se encuentran en ese subnivel o superiores.

c) Será imprescindible irse de las ciudades para poder llegar al nivel 21, la densidad, contaminación, ruido, caos, concentraciones energéticas, etc., impiden que nuestros cuerpos sutiles alcancen esos niveles de vibración tan altos dentro de una urbe, con lo que, poco a poco, con el tiempo, a medida que las personas vayan aumentando frecuencia, se empezarán a sentir cada vez más incómodas en el caos urbanístico de una ciudad, y su “vida” les pedirá que se vayan fuera, a la naturaleza, a lugares no contaminados, a lugares con mejor vibración, etc. Esto les permitirá aislarse lo suficiente para poder completar los siguientes pasos de subida frecuencial necesarios una vez estás en el nivel 21 y así poder pasar tranquilamente, sin hacer ruido, sin ningún tipo de “estridencia”, sin llamar la atención, a la nT.