Programas que bloquean el trabajo interior (primera parte)

Como-anular-los-votos-kármicos-1-600x280

La mayoría de ocasiones en las que, por desidia, distracciones, apatía o por cansancio, abandonamos el trabajo interior que uno empieza a hacer con mucha ilusión y motivación, sea para cambiar algo en uno mismo, para desbloquear, sanar, desprogramar o eliminar restricciones, bloqueos y limitaciones, terminamos luego reprochándonos la poca voluntad o lo fácil que es dejar de lado aquello que nos parece importante, pero no lo es tanto comparado con las obligaciones físicas y de la vida “de ahí fuera”, que nos exige estar pendientes de mil aspectos “logísticos” para poder sacar adelante nuestras responsabilidades.

Es, o puede ser, un poco frustrante no encontrar tiempo para uno mismo, para aislarse de la vorágine del día a día, para empezar algo y mantener la constancia de terminarlo, etc. No hay mucho que decir aquí pues en un alto porcentaje de las situaciones en la vida que llevamos la mayoría de personas, es normal que mil mecanismos mentales entren en juego para evitar precisamente eso, que acabemos cosas relacionadas con nuestro despertar y potencial interior, y que se activen otros mil más para emitir y manifestar eventos y situaciones que nos obliguen a parar o dejarlos de lado. Hoy vamos a explicar porqué, cómo funcionan y cómo desactivarlos.

Rutinas de protección contra ejecuciones no autorizadas

Imaginad la siguiente situación. Habéis construido un montón de muñecos y los habéis programado con una serie de instrucciones, como si estuvierais en un taller de robótica hecho con muñecos de Lego. Vosotros queréis que vuestros mini robots hagan una serie de cosas que os van a ayudar, o simplemente os van a divertir, ya que para eso los habéis construido y dado una serie de instrucciones en la codificación de sus funciones y razón de existir. Para evitar que venga el profesor del taller o alguna autoridad mayor y cambie vuestra programación de los Legos para que hagan alguna otra cosa que vosotros no queréis que hagan, habéis introducido una serie de mecanismos en las rutinas de los muñecos para que, cada vez que reciban una instrucción o se les ocurra a los propios Legos (que tienen una cierta capacidad de libertad debido al software del que les habéis dotado) hacer algo que no os gusta, se activan unos programas que les vuelven a centrar en aquello que queréis que hagan y dejen de lado el resto.

A groso modo, eso es lo que tenemos nosotros imbuido en nuestras esferas mentales y cuerpo mental, en nuestra escala y salvando la analogía hacia un modelo más complejo y mayor, para que, cada vez que ejecutamos algún tipo de “rutina” no autorizada por el sistema de parámetros de control imbuido en el IC al que estemos conectados, se ponen en marcha mecanismos para sacarnos de ello y volvemos a poner en modo “solo ejecución de programas autorizados”.

Un sistema de monitorización interno para evitar el trabajo interior

¿Porqué esto? ¿Quién lo puso? ¿Cómo se evita? El por qué, ya lo sabéis, cuando el lhulu (lo que llegaría a ser más adelante el homo sapiens) fue creado por manipulación genética tenía un propósito muy determinado, ya hemos hablado del tema, así que se nos dotó de la programación adecuada para hacer ciertas funciones acorde a lo que aquellas razas que nos crearon deseaban. Como no se pudo cortar ni eliminar la parte evolutivamente más “elevada” del lhumanu, sino solo aislarla insertando programas, topes y barreras, creando una consciencia artificial, un programa ego, una serie de protecciones mentales, etc. para que el YS no tomara el control de nuevo, siempre existía la posibilidad de que el lhumanu recibiera del YS, de alguna manera, impulsos para que él mismo rechazara la programación estándar e intentara despertarse “internamente”, intentara desprogramarse, intentara conectarse plenamente y fusionarse de nuevo con su YS desde su personalidad, intentara liberarse de las “cadenas” y topes mentales, etc. Como hasta los mismos Anunnakis no podían llegar más lejos de lo que llegaron, sujetos a las reglas evolutivas que marcaban ciertos límites en lo que se podía hacer o no sin sufrir ciertas consecuencias ellos mismos, simplemente pusieron mecanismos que se activaban automáticamente cada vez que se ejecutaba “algo” que viniera de fuentes no autorizadas, como, en este caso, lo era la voluntad del YS de intentar alcanzar a despertar a su personalidad, de dotar de más poder y potencial al alma para que esta actuará sobre los vehículos y cuerpos inferiores, de abrir brechas en la programación,etc.

Instrucciones controladas por el ego que activan distracciones

Esos mecanismos son una serie de instrucciones codificadas en el programa ego y en la esfera mental subconsciente que recogen información constante de aquello que estamos ejecutando, una especie de monitor del sistema que llevan todos los ordenadores para saber qué tareas se están ejecutando en ellos, de manera que el administrador del mismo puede ver que rutinas están en marcha, cuales consumen los recursos, el estado de la batería, etc. De forma análoga, nuestro programa ego tiene un equivalente que nos dota de un sistema de monitorización interno para que las rutinas de gestión de la psique, del cuerpo físico y del sistema energético estén todas “vigiladas” por el mismo programa ego, de manera que no haya nada que se salga de los parámetros aceptables para nuestro correcto funcionamiento acorde a diseño.

Estas rutinas tienen la capacidad de detectar cuando estamos trabajando en algo que va en contra de la misma programación imbuida por defecto al nacer, así, por ejemplo, si te pones a mover energías por tu cuerpo, activar potenciales latentes, desprogramarte de bloqueos y topes o ejecutando cualquier tipo de “trabajo interior”, usando tu voluntad, las herramientas que tengas y tus capacidades para ello, estás ejecutando una acción que no está acorde al control directo del programa ego y de la programación base, por lo tanto, se activan programas de bloqueo para intentar que dejes de hacerlo. Algo así como que te quieres poner a meditar o hacer cualquier cosa “hacia dentro”, y lo primero que sucede es que se intensifica la percepción de los ruidos de la calle y todo te molesta, te empiezan a picar las piernas y no sabes porqué, te encuentras incómodo en la postura y no te puedes relajar, y, por si fuera poco, se van activando además mil pensamientos sobre todo lo que tienes pendiente de hacer a lo largo del día dándote la sensación de que estás perdiendo el tiempo en algo que no tiene resultados inmediatos en tus responsabilidades y lista de cosas por hacer en el plano físico y en tu realidad material.

Quitar el sistema de monitorización y los programas de control

La activación de todo lo anterior lo hace un programa que ahora vamos a quitar, quien quiera, para que el trabajo “interior” que uno se proponga ejecutar, por su propia voluntad de hacerlo, por el propio impulso de hacerlo, no se vea interferido o manipulado por los propios programas que detectan actividad no autorizada y tratan de impedirlo. Como ya podéis suponer, la consciencia y la voluntad son infinitamente superiores a cualquier programa auto-ejecutable que tengamos a cuestas en la mente, así que estas rutinas solo tienen poder cuando las dejamos funcionar por desconocimiento o por poca voluntad de seguir haciendo ese trabajo, ejercicio, sanación o lo que sea que estemos haciendo. La voluntad, ya lo hemos dicho, es una energía potenciada y amplificada por el YS a través del centro espiritual inferior en el interior del cuarto chakra, así como a través de la glándula pineal, por lo tanto, a pesar de la posible existencia de bloqueos o disfunciones en estos puntos, siempre puede ser amplificada para intentar vencer la zona de confort de la persona y que esta trate de avanzar en su propio proceso por sus propios esfuerzos.

El programa que quitamos ahora tiene la siguiente petición para ello a nuestro YS, donde también incluimos la petición de eliminar las capas que lo protegen, pues estas rutinas de monitorización y activación de medidas que van contra la programación inicial están protegidas por varios arquetipos y firewalls.

Solicito que se eliminen todos los arquetipos, programas, firewalls y protecciones que limitan el acceso a los programas y rutinas de monitorización interna y de puesta en marcha de medidas para acciones no autorizadas, instigadas y provenientes del YS o de aquellos que me asisten y que van en contra de la programación que poseo, de mí crecimiento, de mí evolución, de mí “despertar”. Solicito que se eliminen todos los sistemas de monitorización interna que no sirven a mi bien mayor, que solo efectúan tareas de vigilancia para avisar cuando estoy ejecutando o intentando hacerlo algún proceso que mi programación estándar rechaza. Solicito que se eliminen todos los programas que ponen en marcha los mecanismos de distracción, de bloqueo, de activación de las medidas necesarias para impedir el trabajo que estoy haciendo. Solicito que se limpien todos los subprogramas y formas energéticas usadas por estos programas de monitorización para rastrear los impulsos de mí sistema físico y energético y se les corte todo suministro energético usado para su funcionamiento.

Con esto eliminaremos, en sucesivas pasadas, hasta que tengáis la confirmación de que se ha completado la desprogramación al 100%, el primero de los sistemas de control sobre nuestros procesos internos de crecimiento no acordes a la programación base que poseemos.

Para muchos esto que acabamos de hacer ya no será necesario o un problema, quizás ya habéis conseguido que sea vuestra voluntad y esfuerzo el que os permita hacer todo lo que estéis haciendo sin la interferencia de estos sistemas de contramedidas, para otros, será espero de ayuda, para que no dejéis a los cinco minutos de haber empezado una meditación, una desprogramación, una auto sanación, etc., el trabajo en la misma debido a las mil cosas que os asaltan mentalmente, a los procesos que se ponen en marcha en vuestro cuerpo para que dejéis de hacerlo y a todo aquello que el ego trata desesperadamente de ejecutar para bloquear cualquier cosa sobre la que no tiene control porque no fue programado para ello.

También te podría gustar...