Redes móviles. Impacto en el ser humano y propósito de su desarrollo. Parte 2

dr

Seguimos con nuestro recorrido por las diferentes generaciones que la telefonía móvil ha tenido en nuestra sociedad, y cuál es el propósito que REC y SC tienen detrás de ello a medida que nos dan más formas de aislarnos y meternos en nuestro mundo virtual.

Como hemos dicho en el artículo anterior, la introducción de la tecnología 2.5G fue el detonante que hizo ver a REC que realmente el teléfono móvil era la mejor forma de tener controlado individualmente a todos los seres humanos. Por un lado, por muchas películas de espías que hayáis visto, no llegamos a ser conscientes de cómo absolutamente todo lo que decimos, escribimos o enviamos queda registrado o es supervisado por REC (además de lo que nuestros gobiernos hagan, pero no tiene ni punto de comparación el nivel de conocimiento que REC tiene de cada ser humano de lo que tienen nuestros servicios de inteligencia más sofisticados).

Para poder controlar todo el entramado de información que ya empezaba a funcionar por las redes 2.5G crearon una primera macro inteligencia artificial, que sigue hoy haciendo su función, y que es la encargada de la gestión mundial de toda la información que circula por todas las redes móviles del mundo y de conectar con todos los aparatos móviles de todos los seres humanos. Esa IA ahora está bajo control de los “grises” y se encuentra ubicada en una de las principales bases de REC en el plano 1.2.

Para conectar además a cada persona a la IA a través de la conexión con su terminal móvil, se instalaron además programas específicos en la psique del ser humano y en todos los IC que hace ya unos años os expliqué como desinstalar en estos artículos:

Una vez puesto en marcha todo lo anterior, y puesto que para que la penetración móvil llegara a más personas había que darnos más servicios y mover todo lo posible el mundo “real” al mundo “virtual”, nació la tercera generación de móviles entregada desde SC hacia las principales compañías telefónicas del mundo, siempre de forma sutil, y como nuevos “descubrimientos” y avances, para que, luego, nosotros mismos los vayamos implementando paulatinamente. La razón principal detrás de los avances para REC era un mejor control de la población a través de todo lo que hacía en el móvil ya que los algoritmos de su IA recopilaban, y recopilan, datos ingentes que se van añadiendo al perfil individual de cada ser humano, sin que realmente haya un asimoss o nadie “mirándolos” (solo si lo desean), sino para mantener una enorme base de datos de todo lo que hacemos en todo momento, cuándo, dónde, de qué manera, etc., etc.

Red de comunicación móvil de Tercera Generación (3G)

A nivel técnico, el objetivo de los móviles 3G fue ofrecer aumento de las tasas de datos, facilitar el crecimiento de las redes de comunicaciones y dotarnos de mayor capacidad de transmisión de voz y datos. Este nuevo 3G permitió el soporte a diversas aplicaciones de trabajo y de ocio y la alta transmisión de datos a bajo coste. Los datos se envían a través de una tecnología llamada Packet Switching, mucho más eficiente, y las llamadas de voz se traducen mediante conmutación de circuitos, más rápido y de mejor calidad.

Por lo tanto, este 3G, usa el sistema UMTS basado en GSM y alcanza una velocidad de transmisión de 384KBPS hasta 2Mbps, a una frecuencia de aproximadamente 1,8 a 2,5 GHz, dependiendo del país y del operador, con lo que los servicios que nos proporciona son innumerables, como ya conocéis todos: acceso a Internet de alta velocidad, llamadas de vídeo, chat y conferencias, televisión móvil, vídeo a la carta, servicios basados en la localización, telemedicina, correo electrónico en el móvil, mapas de navegación, juegos, música, servicios multimedia, películas, banca virtual, etc., etc.

Sin embargo, aquí la frecuencia de las antenas ya cambió, incrementándose tanto en potencia como en alcance de señal, con lo que se podía hacer todo lo que el 2.5G, el 2G y el 1G hace y que ya hemos explicado sobre la manipulación de la realidad, pero más lejos, más rápido y con más potencia.

El impacto en el sistema energético del ser humano se nota principalmente a nivel de meridianos y sistema físico, altera el “prana” por decirlo así, que circula por nuestro sistema físico y energético, lo hace “vibrar” en desarmonía, y por lo tanto, el combustible que llega a las células es “inarmónico”, causando todo tipo de micro-disfunciones en el cuerpo pues la energía que nos nutre está distorsionada por completo mientras tengamos el móvil cerca o alguna antena alrededor dándonos cobertura.

Red de comunicación móvil de Cuarta Generación (4G)

El sistema móvil de cuarta generación está basado totalmente en IP, el protocolo de internet. El objetivo principal de la tecnología 4G, de cara al público, es proporcionar alta velocidad, 100 Mbps en movimiento y 1 Gbps cuando se permanece inmóvil, así como alta calidad, alta capacidad, seguridad y servicios de bajo coste para voz y datos, multimedia e internet a través de IP. Así, para usar la red 4G, nuestros móviles deben ser capaces de seleccionar el sistema inalámbrico de destino, es decir, ha habido que cambiar el móvil en muchos casos porque una gran parte de los terminales no estaba preparado para trabajar con esta tecnología. Se inició su comercialización a principios del 2010, aunque las especificaciones ya estaban listas desde el año 2008.

Para poder llegar a todos los rincones del planeta, se dotó al 4G de bandas de frecuencia múltiples. En América del Norte se utilizan 700, 750, 800, 850, 1900, 1700/2100 (AWS), 2300 (WCS) 2500 y 2600 MHz; 2500 MHz en América del Sur; 700, 800, 900, 1800, 2600 MHz en Europa; 800, 1800 y 2600 MHz en Asia, y 1800 MHz y 2300 MHz en Australia y Nueva Zelanda.

El 4G otorgó a REC y SC la capacidad de controlarnos mentalmente y psíquicamente a través de la conexión de nuestro terminal hacia los programas de las esferas mentales y, de ahí, al inconsciente colectivo. Es decir, por muy ciencia ficción que nos parezca, ahora mismo se pueden imbuir programación directamente en la psique de una persona a través de las ondas que su terminal 4G emite, ya que posee la capacidad de sintonizar con el cuerpo mental y las esferas mentales a través de la radiación y el campo electromagnético que este genera. De esta manera, si se quiere manipular a una persona individualmente, se puede hacer a través de su propio teléfono móvil, que emite constantemente sin que este se dé cuenta, aquel programa o contenido que se le quiera hacer llegar exclusivamente a esa persona y a nadie más. Es un nivel de control enorme que REC ya tiene desarrollado hace tiempo, pero que solo se pudo poner en marcha con la tecnología actual 4G y con los nuevos terminales con capacidad de sintonizar múltiples bandas de frecuencia. Como somos tantos seres humanos con móvil, y cada uno con una ligera frecuencia de vibración distinta entre unos y otros (como hemos mencionado en el artículo anterior), para asignar una única frecuencia individual a cada persona hizo falta ocupar y usar un enorme espectro electromagnético dividiéndonos por zonas y franjas para poder crear una conexión individual hacia cada ser humano lo más sintonizada posible.

A nivel electromagnético, los campos de las antenas 4G actuales causan alteraciones también a nivel hormonal, y, en general, desarmonía en todos los cuerpos sutiles y componentes de nuestra estructura energética, que luego repercute de mil maneras distintas en nuestra salud física ya dependiendo de la configuración, fortaleza, vibración y el estado de cada uno.

Red de comunicación móvil de Quinta Generación (5G)

A nivel técnico, el 5G adelanta un verdadero mundo inalámbrico, el llamado Wireless-World Wide Web (WWWW) a una velocidad de 1 a 10 Gbps, con una frecuencia de emisión de 3 a 300 GHz, lo cual también implica la reducción de alrededor del 90% en el consumo de energía a la red, algo que les viene bien a REC y SC pues se usan menos recursos energéticos para más contraprestación de servicios.

Iniciando su desarrollo en el año 2015, la quinta generación de móviles, el 5G, supone un paso adelante en los planes de REC de modelar la humanidad a sus planes futuros de hacer la Tierra, su “hogar”.

Esto quizás lo he explicado brevemente en algún artículo o en alguna de las preguntas que me habéis hecho en el blog, así como en los libros de Dinámicas de lo Invisible, pero la idea a largo plazo de REC es convertir el planeta no en una base “de explotación de recursos”, como más o menos es ahora, con estatus de “colonia” y un destacamento más o menos “pequeño” de miembros, sino en una especie de “segundo hogar” para la raza asimoss.

Esto, de nuevo, a muy largo plazo, porque, para que eso ocurra, aunque sigan estando fuera del alcance de los seres humanos en cuanto a dejarse ver e interactuar con nosotros, deben poner el planeta al nivel tecnológico necesario para que una presencia masiva de ellos (que no tiene por qué ocurrir, pero de nuevo, esos son sus planes), llegara a darse.

Por lo tanto, necesitan capacidades de comunicación y sistemas tecnológicos en el planeta que puedan luego ellos también usar a nivel global para interconectar sus diferentes y futuras hipotéticas ciudades y bases y, por esta razón, desde hace unos cuantos años empezaron a entregar mucha más tecnología a un ritmo más avanzado. Por un lado, ya vimos en los artículos anteriores sobre la economía porqué nos han entregado la tecnología blockchain, ya que un incremento de asimoss en el planeta significa que necesitan mucha más energía para alimentar todos sus sistemas. Nos han ido dando más conocimiento sobre inteligencia artificial, ya que los sistemas se tienen que auto gestionar ellos mismos y nosotros les vamos a montar el chiringuito al paso que vamos desarrollando esta tecnología. Nos han entregado la información para crear el “Internet de las Cosas” de forma que todo esté conectado entre sí y gestionado fácilmente por las IAs anteriores, y nos han entregado la computación cuántica, aun de forma “primitiva”, pero poco a poco en desarrollo, y, como no, la quinta generación de móviles, el 5G para conectar todo esto en tiempo real.

Esto quiere decir que el 5G hace todo lo que hace el 4G más el 3G, 2G y 1G pero además sirve para que todas las cosas “tecnológicas” del planeta estén conectadas entre sí. Esto ayuda a asimoss a tener datos de cualquier cosa que suceda en cualquier rincón del mundo, tener a cada ser humano híper-mega localizado y supervigilado y tener a todos metidos en un teléfono móvil todo el día y cada vez más dependientes del mismo.

Pensad que tanto el 4G como el 5G facilitan que las personas y dispositivos estén conectados en cualquier lugar en cualquier momento. Su aplicación hará que el mundo real sea una zona Wi-Fi global con una dirección IP para móviles asignada de acuerdo con la red conectada y la posición geográfica con lo que nuestra localización y ubicación exacta al centímetro la tienen asegurada. A la mayoría de la humanidad esto no les preocupa, pero si que lo es, pues se ha creado realmente un sistema de control que cada vez llega a extremos más “extremos” en todos los sentidos disfrazado de avance y crecimiento tecnológico. 

Por otro lado, el impacto de las antenas 5G en el sistema energético de la persona es parecido al del 4G, pero algo más intenso, es decir, causa alteración en todas las células, desarmonía a nivel de prana y desajuste genérico en todos nuestros componentes, potenciando los problemas de salud que la persona ya tenga en sí misma. El miedo a la implementación de este 5G que ahora está incrementándose por todo el planeta también es provocado artificialmente, pues así aprovechan para bajarnos en frecuencia y vibración y alterarnos más haciéndonos creer que “ahora” nos van a enfermar o manipular con esta nueva tecnología. De nuevo, como habéis visto, ya llevan 30 años haciéndolo con las anteriores y lo seguirán haciéndolo con las siguientes mientras no renunciemos al uso del móvil (algo que, ya lo sé, no va a ocurrir nunca pues ya forma parte de nuestra vida de forma inseparable).

Redes móviles de sexta generación (6G, en desarrollo)

Finalmente, y mientras en los próximos años se pretende desplegar toda la red 5G, ahora justo empieza el desarrollo de la siguiente generación de móviles, la sexta, principalmente por empresas chinas que van a la cabeza en este tipo de tecnología. Asimoss las han escogido para su desarrollo por la “facilidad” para ser gestionados (el pueblo chino) más fácilmente en masa, y porque trabajan todas las horas que hace falta sin (casi) protestar y con disciplina para sacarla al mercado en los plazos que REC desea.

La 6G de móviles traerá incluidas funciones de reconocimiento facial y táctil a un nivel increíble, y facilitara la interconexión de todo lo anterior a través de IAs que coordinaran todos los procesos en tiempo real, y posiblemente todo lo que en el futuro se tenga que hacer, tendrá que ser aprobado por nuestro móvil a partir de apps que conectaran con los sistemas “centrales” del gobierno de turno.

Posiblemente sea la versión avanzada de lo que vemos ya en la sociedad china y en la mayoría de sus ciudades, donde el gobierno “da puntos” o “quita puntos” por buen o mal comportamiento social, donde para entrar en el metro se hace por reconocimiento facial, etc. Son cosas futuristas, que estoy seguro que os recordarán a Black Mirror y cosas así, pero básicamente es lo que a una década más o menos vista esta nueva generación móvil posiblemente (si no cambia nada) nos traerá.

Con más o menos todo esto ya revisado, en el siguiente artículo y en otro más hablamos un poco de las implicaciones que todo esto tiene para nuestra sociedad, lo que han conseguido hasta ahora,  cómo se percibe el avance de estos sistemas en las líneas temporales, etc.


librosConocimiento profundo para entender cómo funciona el mundo, la realidad y el sistema bajo el que vivimos

Todos los temas que tratamos en el blog han sido desarrollados en profundidad en los diferentes libros y publicaciones que tienes a tu disposición para continuar comprendiendo “el mundo que no vemos”.

También te podría gustar...