Superar tus miedos

Superar tus miedos

Cuando era pequeño me aterraba dormirme y que mi mano, por descuido o relajación, estuviera caída hacia fuera de la cama y rozando el suelo. La razón era, qué, según recuerdo, cuando tenía pocos años vi un monstruo o bicho de esos que los niños ven, y que venía a comerse mi mano (o vete a saber a que venía, la cuestión es que se colaba por debajo de la puerta de la habitación y  se abalanzaba sobre mi). A raíz de esto durante cierto tiempo tuve que dormir estando seguro que ninguna parte de…
Lee el resto