Un resumen y explicación de la situación actual a nivel planetario

La estructura de nuestro planeta es muy poco conocida más allá de la simple configuración física que podemos llegar a estudiar en la escuela primaria o en el instituto. Incluso si nos vamos a estudios especializados de geología o materias afines, nos quedamos con la información que conocemos de la composición en el nivel físico más denso, desconociendo que, incluso dentro del entramado físico, hay niveles de vibración que dan lugar a los recubrimientos “etéricos” de todo lo que es tangible a los sentidos, y que esta parte “tangible” es solo uno de los múltiples niveles vibracionales que coexisten en las estructuras que dan lugar a la realidad en la que nos movemos. Como habíamos explicado, eso es lo que está siendo reparado actualmente.

Cuando explicamos o decimos que el planeta tiene que decidir qué hacer con su cuerpo físico en su realidad actual, como dijimos que sucederá, o tiene que suceder según los eventos de la octava planetaria, en unos 25 o 30 años, estamos hablando de algo parecido a una “muda de piel” total, como la que ejecutan muchas especies animales para renacer con otro envoltorio físico que les permite crecer y seguir avanzando, habiendo dejado atrás un cúmulo de escamas o células inertes en la piel que se quitaron. Evidentemente la analogía es sólo parcial, la Tierra no muda de piel, o de realidad, para ser más concisos, sino que “manifiesta” una nueva, una nueva realidad que hace décadas ya estaba formada en los niveles y estratos superiores del mismo sistema terrestre y que ahora se encuentra ya a nivel del plano o nivel que llamamos el plano etérico, a un solo “paso” de convertirse en una realidad “sólida”, tanto como la que percibimos ahora.

Esta nueva “realidad”, ese nuevo sustrato, es lo que todo el mundo ha llamado la nueva Tierra, la nueva realidad, el paso de nivel evolutivo, el cambio de dimensión y otras denominaciones. Nosotros la llamamos la matrix 15,6Hz por la vibración base, en frecuencia, que tiene ese nuevo “cuerpo” que el planeta poseerá cuando esté listo, y cuando se termine la octava de solidificación que ahora está en su nota RE, así que aún le queda prácticamente toda la octava por completar, de ahí la estimación de que necesitará unas tres décadas, si todo va bien, para ello.

Un cambio de realidad desde la línea 42

El paso de una realidad a otra la darán aquellos que estén sintonizados o puedan estarlo en este tiempo que falta con esa nueva vibración, de ahí el trabajo previo que hemos hecho en los meses anteriores para movernos a la línea 42, que es la única línea temporal que, por el sustrato y corriente energética que posee, es la que permite a las personas sintonizadas con ella ir incrementando su vibración-consciencia-energía para poder hacer el cambio de “matrix”, desde la actual (7,8Hz) a la nueva (15,6Hz, una octava superior). El cambio será muy sencillo, cuando estemos en ese momento ya lo explicaremos, pues aún faltan muchos años para que suceda.

Por otro lado, la pregunta de “¿qué pasará con los que estén aún en la línea 33 cuando eso llegue? Primero, la pregunta es: ¿existirá alguien en la línea 33 cuando eso llegue? Si fuera por las razas en control y por las “élites” humanas no quedaría en pie ni una persona para ello. Hay un juego de intereses enorme, a un nivel que la mente humana difícilmente comprende, y que tiene que ver con ciertas paradojas temporales en los que, bueno, para decirlo fácilmente, la humanidad de la línea 42 en la nueva realidad podría intervenir en su “pasado” para impedir que las razas en control manipularan al ser humano, y crearan al lhumanu, precursor del homo sapiens, y así, a groso modo, impedir, en una línea temporal paralela, que todos los sucesos que se han dado en nuestra historia se den, y todo cambie, y ellos pierdan todo lo que tienen porque, de alguna forma, “reseteemos” desde nuestro “futuro”, aquello que está en nuestro pasado.

No me voy a enrollar aquí, es muy difícil explicar por qué quieren deshacerse de nosotros, ya que, como dijimos en artículos anteriores, y ya lo sabéis, seguimos siendo alimento y fuente de nutrición energética, mano de obra y recursos para ellos, pero, también dijimos que nos hemos convertido en un elemento nutricional envenenado y tóxico por la cantidad ingente de egregores de muy baja vibración que rodean y existen por todo el planeta. Por lo tanto, la situación es tremendamente complicada.

Los dos primeros círculos o niveles de poder del planeta, aquellos en las posiciones inmediatamente inferiores a las razas en control, son conscientes de esto desde hace tiempo y tienen preparada su salida de la Tierra, pues saben que no pueden saltar a la línea 42 y que perderán el control de la línea 33 si el planeta, Kumar, desecha esta realidad para poder seguir adelante. Recordad que habíamos explicado en este otro artículo el desfase planetario que el propio Kumar lleva respecto al punto de su octava evolutiva donde debería estar, para poder “acompañar” y estar en sintonía con el resto de sistemas regidos por el sol central de Alción del que depende, y que se ha ido retrasando y retrasando debido a la carga o lastre que la poca consciencia global que poseemos, y el peso del IC de la línea 33 genera en los campos y estructuras mentales de la Tierra.

Así, de esta manera, en estos momentos, el problema es cómo hacer para evitar este intento de quitarse de en medio a la humanidad, preservar el planeta todo el tiempo que se pueda hasta que la nueva realidad esté formada, mantener la línea 42 libre, limpia, alejada de la 33 y sin interferencia, y tratar de facilitar los procesos evolutivos de todos aquellos aun en la 33, que forman prácticamente el 97% de la humanidad, pues en todos estos años, a fecha de hoy, solo un 2,7% de personas han podido anclarse a esta línea 42.

Esta estimación no es aleatoria, inventada o intuida, es la suma de todos los Yo Superiores que, coordinados por una jerarquía superior y unidos todos, como ya hemos explicado, en un campo cuántico consciente de comunicación y coordinación, han indicado a las fuerzas que rigen a Kumar para que pueda tomar decisiones respecto a cómo moverse adelante en su camino. Así, imaginaros que, el “alma planetaria”, pregunta a todos los YS: “¿cuántos de vosotros tiene su encarnación, su parte “terrenal” lista para subirse a la línea 42? Y solo unos 137 millones de YS, de aproximadamente 7500 millones, levantan la mano. Kumar y las fuerzas planetarias los cuentan y entonces comunican a todos los YS: “pues la nueva realidad tendrá que ser gestionada solo por esos 137 millones de personas a nivel planetario, porque no podemos esperar más y no hay tiempo para que nadie más se suba al carro.”

El tiempo es simultáneo y todo sucede a la vez

Por otro lado, el concepto de “no hay tiempo” es engañoso, pues en un universo donde todo sucede de forma simultánea no es correcto. De hecho, precisamente, debido a todo sucede simultáneamente y pasado, presente y futuro coexisten en un eterno ahora, Dracos y Anunnakis temen que desde un punto de ese ahora, en nuestro futuro percibido, volvamos a un punto de ese ahora en nuestro pasado, para desbaratarles los planes de control y dominación de la Tierra. Ese potencial existe y lo adquiere la raza humana en un momento evolutivo de la línea 42 que ellos conocen, precisamente, por la capacidad de percibir simultáneamente y moverse entre líneas de tiempo que tiene una parte de los individuos más avanzados en la raza Draco, a la vez que nosotros tenemos conocimiento de lo mismo por el mismo potencial que tienen nuestros YS para ello, no estando sujetos a las leyes espacio temporales por ser “adimensionales” y “atemporales”.

Quizás en algún tiempo me explaye más al respecto, pues ahora causa mucha confusión incluso el concepto de que haya razas que se nos quieran quitar de en medio, así que no está el inconsciente colectivo como para subir más confusión sobre el tema (especialmente después de toda la que se tuvo que quitar al ser usada como energía para atar ambas líneas temporales).

Por lo tanto, habrá una solución para asistir a la línea 33 que ya se está poniendo en marcha, y que quizás explicaremos cuando se pueda, pero, entre tanto, hay muchos eventos que no podemos controlar, porque los planes para sembrar caos, conflictos y enfrentamientos por todo el globo siguen su marcha a ritmos forzados, y con muchas cortinas de humo para dificultar que los podamos prever, como os explicaba en el post anterior.

Seguid trabajando en vuestros procesos evolutivos, completad las desprogramaciones, seguid subiendo de nivel y soltad lastre, pues cada partícula de energía que no vibre a una frecuencia medianamente elevada, es una partícula de energía que nos sintoniza con niveles más bajos de la línea temporal en la que estemos.

También te podría gustar...